Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Sagrada Familia piden limitar el turismo en su barrio

Más de 60.000 personas visitan cada día el entorno del templo de Gaudí

La Sagrada Familia en obras.
La Sagrada Familia en obras.

La asociación de vecinos del barrio barcelonés de la Sagrada Família reclamaron ayer el decrecimiento turístico de la zona y pidió al Ayuntamiento de la capital catalana la regulación de las obras del templo y de todo el negocio relacionado con actividad turística que rodea la basílica.
“En temporada alta visitan diariamente la zona 60.000 personas. De estas, 45.000 abarrotan los alrededores y sólo 15.000 pagan la entrada”, denunció ayer Joan Itxaso, portavoz de la asociación de vecinos, tras hacer un balance de la crítica situación en la que viven los habitantes de los pisos cercanos al templo proyectado por Antoni Gaudí. El representante de la entidad alertó que las cifras de visitantes son preocupantes ya que “superan a las del número de vecinos y, si miramos bien la estadística, quintuplican a la del número de vecinos del entorno inmediato de la basílica”.

Maqueta de la Sagrada Familia tal y como se prevé que acabe en 2026. ampliar foto
Maqueta de la Sagrada Familia tal y como se prevé que acabe en 2026.
Desde la asociación, denunciaron que una de las consecuencias de la masificación turística es la desaparición del comercio tradicional. “Las tiendas son casi exclusivamente de souvenirs. No es el único problema que nos ocasiona, también tenemos el de la ocupación del espacio público y, aparejado a ello, un aumento de los precios de alquiler”, denunció.

Cúpula de la sacristía de la Sagrada Familia que ha servido para proyectar las torres que faltan en la basílica.
Cúpula de la sacristía de la Sagrada Familia que ha servido para proyectar las torres que faltan en la basílica.

Itxaso añadió: “Las terrazas de bares y restaurantes no están cumpliendo las normativas municipales y el Consistorio barcelonés no está interponiendo las sanciones pertinentes”.

Los vecinos comprenden que la solución no es fácil y las administraciones deben marcar la capacidad turística que puede “aguantar” el entorno. “No podemos ir a cifras de visitantes mucho mayores. Sino, desaparecerá el barrio y sus vecinos y después toda la ciudad”, aseguró Itaxo.
Desde la entidad sospechan que “hay irregularidades” en las volumetrías que el actual Plan General Metropolitano define que debería mantener la basílica de Antoni Gaudí .

“El templo quiere expandirse y, nosotros, desde la asociación de vecinos, creemos que la basílica debe respetar el perímetro actual sin traspasar ninguna volumetría”, aseguró Itxaso.
La asociación de vecinos volvió a solicitar la “pacificación de las calle Provença, Sardenya y Marina para facilitar la convivencia en el barrio”.

La entidad había previsto una manifestación para el próximo sábado donde los vecinos iban a reclamar el decrecimiento de la actual situación. “Aunque la masificación turística continúa latente, creemos que la situación política no es la idónea y esperaremos el momento más oportuno para movilizarnos en defensa del barrio y de la ciudad”, sostuvo el portavoz de la asociación de vecinos.

inos.