Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solidaridad y música en AltruRitmo

El festival de música solidario AltruRitmo celebra hoy su cuarta edición en el Centro Cultural Matadero

El festival de música solidario AltruRitmo celebra hoy su cuarta edición en el Centro Cultural Matadero
El festival de música solidario AltruRitmo celebra hoy su cuarta edición en el Centro Cultural Matadero

Entre la vertiginosa oferta festivalera nacional brota pequeñas iniciativas solidarias de carácter más independiente. Altruismo y ritmo. Solidaridad y música. Son los dos conceptos que se unen para dar lugar hoy en la Nave de Terneras del Centro Cultural Matadero al festival de música gratuito AltruRitmo, que cumple su cuarta edición. Doce horas de música (de 11.00 a 23.00) en las que Rural Zombis y Eme DJ encabezan un cartel con cuatro DJ y diez bandas, como los grupos de rock Salto, The Royal Flash o Playa Cunberris. La entrada es gratuita hasta completar el aforo y parte de los beneficios que se obtengan de las foodtrucks y la barra irán destinados a tres las ONG Denaderu, Kubuka y Claseate, que operan en África y España.

 El festival contará con un escenario al aire libre junto a la nave 16 donde estarán ubicadas dos foodtrucks (perritos calientes y sándwiches gourmet) y las ONG que darán a conocer sus proyectos. Dentro de la Nave de Terneras se sucederán las sesiones de los DJ. “Esperamos unas 8.000 personas”, afirma Guillermo de la Torre, organizador del festival. El cartel está configurado con bandas emergentes de distintos estilos (rock, punk, indie) y hasta tres grupos íntegramente femeninos: Estrogenuinas, Agoraphobia y Nathy Faria. Algo casi inédito en una industria netamente masculina y que ha sido posible con el apoyo de la Asociación MIM (Mujeres de la Industria la Música). “Cada año investigamos y apostamos por grupos que están empezando a destacar. Traer a Amaral o Vetusta Morla era prácticamente imposible”, señala De La Torre.

 El festival es una iniciativa de la promotora y agencia de artistas Little Fingers, el espacio de producción Intermediae y AltruRitmo, asociación sin ánimo de lucro que ayuda a pequeñas ONG y que nace de la pasión de sus organizadores por la música. Sin embargo, conseguir subvenciones o patrocinios ha sido lo más difícil. “Hemos llamado a muchas puertas y la mayoría de las veces recibimos un no por respuesta”. El dinero, al final, ha salido de los bolsillos de la plataforma, aunque Mirador de Arganzuela - ente cultural dentro de la junta del distrito- ha apoyado la financiación y contratación de los artistas. El presupuesto del festival ha sido de 15.000 euros y mañana esperan a alrededor de 100 voluntarios para hacerlo posible. “Nos gustaría basarnos en patrocinios privados y no tener que ponerlo de nuestro bolsillo de los organizadores”, señala el promotor. El 25 % del beneficio irá destinado a la propia plataforma, “para seguir trabajando durante el año”.

Madrid concentra la cuarta parte de los conciertos de toda España, según la SGAE. Pero para el organizador, “hay una burbuja de festivales, y eso mata al circuito de espectáculos en salas, donde mejor se disfruta la música en directo. Hay muchos grupos extranjeros solo en los macrofestivales. Esto es un festival, pero sobre todo es una festividad para ayudar a los demás a través de la música”, apunta el De La Torre, que, además, cuenta que todos los artistas implicados se han rebajado el caché: “Algunos tocarán gratis y otros podrían estar ganando dos o tres veces más en otro evento”, señala. La bebida, cuyo precio suele ser el principal motivo de cabreo de los festivaleros y será el principal sustento de las organizaciones benéficas, tendrá un coste más que asequible: tercios de cerveza a tres euros, latas y refrescos a dos y el agua a un euro. Solo se podrá pagar en metálico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información