Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento amplía el reciclaje de materia orgánica a cuatro distritos

El 1 de octubre arranca el servicio en Arganzuela, Chamberí, San Blas-Canillejas y Villaverde y se ampliará a otros ocho antes de fin de año

Contenedor para basura orgánica en Madrid.
Contenedor para basura orgánica en Madrid.

Los distritos de Arganzuela, Chamberí, San Blas-Canillejas y Villaverde podrán empezar a reciclar su basura orgánica a partir del lunes, 1 de octubre. Son los cuatro primeros que contarán con contendores específicos y recogida diaria de los 12 que el Ayuntamiento incorpora este semestre a su programa de reciclaje. A finales de 2019 se ampliará a toda la ciudad.

Los vecinos de esos distritos están empezando a recibir los nuevos contenedores grises con tapa marrón e instrucciones sobre qué tipo de residuos deben depositar en ellos. Son 13.952 cubos de dos ruedas, 994 contenedores de 800 litros y 679 contenedores de carga lateral. En noviembre llegarán también a los distritos de Ciudad Lineal, Moncloa-Aravaca, Puente de Vallecas, Tetuán y Villa de Vallecas y en diciembre a Latina, Vicálvaro y Hortaleza.

Como ha explicado Víctor Sarabia, director general de servicios de limpieza y residuos en la Corporación municipal, en rueda de prensa este viernes, el despliegue supone un reto logístico. "Tenemos que digerir estos 12, que es un bocado bastante grande, pero la previsión es que el resto de distritos se incorporen a finales de 2019 para llegar a 2020 con todo implantado". El objetivo del Ayuntamiento alcanzar el 50% de residuos preparados para la reutilización y el reciclado antes de 2020.

La materia orgánica, según el Consistorio, "supone el 40% de los objetivos a medio y largo plazo de reciclaje de dichos residuos municipales y contribuye al desarrollo de la economía circular". Con la basura biológica después de produce biogás o compost. También "se aumenta la vida útil de los vertederos y se reduce el olor que desprenden", según Sarabia. En la fase piloto de la implantación de la recogida orgánica que empezó en 2017 y llegó a 255.000 habitantes, entre noviembre de 2017 y agosto de 2018 se recogieron 13.442 toneladas. Según la delegada del Área de Gobierno de Medioambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ese dato superó todas las expectativas iniciales.

Qué se tira al contenedor de tapa marrón y qué sigue en el naranja

El Ayuntamiento está informando mediante carteles explicativos a las comunidades de vecinos que pueden empezar a usar el servicio desde el lunes. También tiene previsto enviarles folletos e imanes para colocar en la nevera y tener claro qué echar dónde y hay dos páginas web, aciertaconlaorganica.es y www.madrid.es/organica, para aclarar dudas.

A los nuevos contenedores, con tapa marrón, van: restos de fruta, verdura, restos cocinados de carne, pescado y marisco, frutos secos, infusiones, posos de café, cáscaras de huevo y otros restos de comida, tapones de corcho, cerillas, serrín, servilletas usadas, papel de cocina sucio y papel y cartón sucios de aceite o restos de alimentos, así como pequeños restos de jardinería tales como plantas, hojarasca o ramos de flores.

Qué se queda en el contenedor de tapa naranja: pañales, compresas, tampones, toallitas húmedas, colillas, pelo, excrementos de animales, arena de gato, chicles y polvo de barrer.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información