Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós Alameda Palace, hola Palau Alameda

Nuevo punto de encuentro del ocio y la gastronomía de Valencia

Las instalaciones modernizadas del Palau Alameda. Ampliar foto
Las instalaciones modernizadas del Palau Alameda.

En el pasado fue testigo de algunas de las noches históricas del Partido Popular valenciano. También vivió otras históricas veladas como los Premis Octubre organizados por el promotor y editor Eliseu Climent con la presencia de Joan Fuster y Vicent Andrés Estellés. Políticos, escritores, artistas y otros profesionales de la cultura y el activismo social se daban cita en el gran salón en la noche cívico-literaria señalando la reentré cultural de la ciudad. Aquel Alameda Palace de interiorismo de gusto kitsch y grandes cortinajes demodés ya forma parte de la historia. No sabemos si en un futuro directorio de los “lugares de la memoria” de la ciudad de Valencia - si alguna vez se realiza- merecerá una entrada a la vista de su ajetreado y bullicioso pasado histórico.

Bajo el remozado nombre de Palau Alameda abre sus puertas un importante complejo de ocio y gastronomía con el objetivo de convertirse en uno de los espacios referenciales de la ciudad. “Somos conscientes de lo que ha sido y significado como punto de referencia y, desde el respeto, creemos que debe volver a serlo con un proyecto del siglo XXI”, señala Pepe Fernández, director de Palau Alameda. El pasado mes de abril el proyecto comenzaba a caminar con la apertura del restaurante Àtic gestionado por el grupo La Sucursal by Vilaplana, dos grandes pesos en el sector de la restauración valenciana que unían fuerzas y experiencia.

Al espacio gastronómico se suma la boîte o discoteca Azza situada en lo que fue el antiguo restaurante Les Graelles. Un espacio a juicio de sus promotores “que se mira en las discotecas de pequeño formato” y donde la música y la coctelería forman una excelente alianza. Con oferta habitual de afterwork y de tardeo para el fin de semana “Azza y Àtic -señalan sus promotores,- estarán conectados para que la oferta gastronómica y el clubbing crucen los horarios para todo tipo de visitantes”. Una oferta musical y lúdica que buscará llegar a todo tipo de gustos y sensibilidades. Desde la música electrónica a los sonidos del soul y la disco-music. “Lo ideal es que el público lo pueda utilizar como un mall, todos sus servicios a la vez, así que ofreceremos mucha actividad casi a cualquier hora” señala el director de Palau Alameda sobre la oferta del complejo.

La dirección artística, remodelación e interiorismo del complejo ha estado a cargo de Parolio y su estudio Euphoria Lab, uno de los nombres destacados en esa primera línea del diseño contemporáneo de interiores. El estudio de interiorismo ha buscado inspiración en esta ocasión en la propia historia de las artes decorativas valencianas, mobiliario, cerámica, textil, la artesanía local, etc. Todo ello proyectado en una “tradición reinventada” , en ese juego de equilibrios entre pasado, memoria y modernidad, aquí distinguida, como no podía ser de otra manera, por una inequívoca atmósfera mediterránea que filtra toda la reforma.

Adiós Alameda Palace, hola Palau Alameda