Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La catástrofe de 2017 empuja a la Xunta a ampliar a octubre la alerta de incendios

Tras la oleada de fuegos del pasado otoño, la Xunta ha incorporado una red de videovigilancia forestal y por primera vez alarga, con 7.000 efectivos, la campaña

Monte arrasado en octubre de 2017 en Carballeda de Avia (Ourense).
Monte arrasado en octubre de 2017 en Carballeda de Avia (Ourense).

La Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia ha ampliado hasta octubre, y por primera vez, la temporada de alto riesgo de incendios debido a las altas temperaturas y para prevenir otra eventual oleada de fuegos como la que asoló la Comunidad gallega el pasado otoño, la peor de esta la última década que arrasó con 50.000 hectáreas y dejó cuatro muertos.

Con 7.000 efectivos para luchar contra el fuego, el Plan de prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia (Pladiga), incorpora, además, última tecnología a una novedosa red de videovigilancia forestal. La Xunta acaba de anunciar la puesta en funcionamiento de 88 cámaras que han sido instaladas en 44 puntos estratégicos y que permiten monotorizar hasta el 54% del territorio. Estas cámaras PTZ con seguimento automático se activan al captar en su campo de visión sonidos o movimientos, así como los cambios de temperatura, o una combinación de ambos factores.

El plan contará con una treintena de medios aéreos entre los que operará un nuevo helicóptero de coordinación provisto de cámaras que transmiten imágenes y vídeo en tempo real. Un sistema de georeferencias mediante el cual se podrá comprobar el incendio sobre plano y su evolución; un instrumento que facilitará la toma de decisiones en la extinción de incendios.

Desde la base operativa de Silleda, el sistema ofrecerá datos clave para orientar las labores del dispositivo contraincendios y la gestión de los fuegos, especialmente los de mayores dimensiones y que resultan máis complicados de atajar.

También la Consellería cuenta con 360 motobombas para esta campaña y once vehículos nuevos. Una dotación que desde el año 2009 se ha venido renovando y cuyo número se distribuye casi a la par entre los distritos forestais y los Ayuntamientos de Galicia, parques comarcales y municipales.

Además, Medio Rural ha informado que han sido cubiertas el 100% de las plazas del Servicio de Prevención y Defensa contra Incendios Forestales (Spdif). Una medida extraordinaria al ser la primera campaña contra incendios que se completan la totalidad de los puestos de trabajo y que ha supuesto la contratación de 137 personas.

También respecto al personal de Tragsa y Seaga, este año se han ampliado un mes más los contratos con el objetivo de cubrir el número de efectivos hasta octubre.Unas dotaciones que, como en años anteriores, se verán reforzadas mediante el convenio con el Ministerio de Defensa por el que hasta 27 patrullas del ejército estarán desplegadas por los montes galegos para realizar labores de vigilancia disuasoria, ha informado Medio Rural.

La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, ha informado este lunes que se han invertido 11,8 millones de euros para dar cobertura a la colaboración municipal y ha valorado que el 90% de los Ayuntamientos hayan suscrito alguna línea de colaboración para hacer frente a los incendios. "Es responsabilidad de todos, desde las administraciones a los propios particulares, colaborar en la lucha contra los incendios forestales", incidió Vázquez.

La Comunidad gallega ha desplegadas 290 brigadas municipales a través del convenio con 205 municipios y hay un total de 1.800 personas entre brigadistas y conductores de motobombas. Medio Rural informó que sigue bajo control el incendio en Vilariño de Conso (Ourense) con cerca de 100 hectáreas quemadas, y que quedó extinguido este domingo otro en ese mismo municipio, que también afectaba al parque natural de O Invernadoiro, que arrasó 13,68 hectáreas.