Cataluña ha tratado a más de 21.000 personas de la hepatitis C con los nuevos fármacos antivirales

La Generalitat gastó unos 300 millones de euros desde 2014

Protesta para pedir acceso a los nuevos tratamientos de la hepatitis C en 2015.
Protesta para pedir acceso a los nuevos tratamientos de la hepatitis C en 2015. efe

Más de 21.000 personas con hepatitis C ya han accedido a los nuevos fármacos antivirales, que tienen una curación del 97%. Debido a su precio desorbitado, estos tratamientos empezaron a administrarse en 2014 a cuentagotas, a los pacientes que presentaban los grados más avanzados de la infección (cirrosis avanzada). Desde septiembre de 2017, ya están siendo tratados los que están en estadios más leves.

Los nuevos fármacos (antivirales de acción directa, se llaman) supusieron una revolución en el tratamiento contra la hepatitis C, un virus que se transmite a través de la sangre de una persona infectada y daña el hígado hasta producir cirrosis o cáncer hepático. Hasta que estos novedosos tratamientos salieron al mercado, la alternativa para las personas infectadas de hepatitis C era un cóctel de interferon y ribavirina, que tenía una tasa de éxito del 50% y bastantes efectos secundarios.

Los antivirales de acción directa marcaron un antes y un después en el abordaje de esta dolencia, pero, al principio, no estaba al alcance de todos. Debido a su precio disparado (unos 100.000 euros por paciente), la Administración creó un protocolo en el que priorizó la atención a los pacientes más graves, con los grados de fibrosis más altos (F2, F3 y F4, precirróticos o cirróticos). Los enfermos en estadios menos avanzados (F0 y F1) han tenido que esperar varios años para recibir el tratamiento.

La gerente de Prestaciones Farmacéuticas y Acceso al Medicamento del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Marta Roig, explicó que en 2017 se trataron 4.366 pacientes, el 32% con un grado de fibrosis 0 o 1. Durante la jornada del Día Mundial de la Hepatitis que ha celebrado esta semana la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Roig admitió que se llegó a pagar por paciente unos 100.000 euros, pero “ahora los precios están sobre los 8.000 euros”, puntualizó. La Generalitat gastó unos 300 millones de euros desde 2014 y la cifra seguirá creciendo: la consejera de Salud, Alba Vergés, apuntó que en el primer semestre de 2018, unas 3.556 iniciaron el tratamiento.

Con todo, pese a las mejoras en el acceso a los nuevos tratamientos y la alta eficacia de estos antivirales de acción directa, los expertos admitieron que es capital mejorar la detección. “Con las hepatitis víricas tenemos un problema. Son como los icebergs: no sabemos la realidad; la intuimos, pero no la sabemos”, valoró el secretario de Salud Pública, Joan Guix. Un estudio presentado por la doctora Sabela Lens, del servicio de Hepatología del hospital Clínic de Barcelona, cifró en un 0,5% la prevalencia de la hepatitis C en la población catalana.

La Generalitat ha anunciado la puesta en marcha de un plan de choque para eliminar la hepatitis C. La iniciativa pasa por reactivar un plan de acción desde la atención primaria, que mejore la prevención y las tasas de la detección y el tratamiento.

Según la Asociación Catalana de Enfermos de Hepatitis, se estima que hay unas 200.000 personas infectadas en España que lo desconocen. El Ministerio de Sanidad reveló ayer que, en el conjunto de España, 110.674 pacientes han recibido los fármacos de última generación para la hepatitis C. Cada mes, inician tratamiento unas 2.600 personas, agregó.

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS