Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos policiales se quejan de falta de previsión y de agentes en el Mad Cool

Los funcionarios pidieron ayuda y protestaron por no tener ni agua en un festival que congregará a unas 80.000 personas

Ambiente en el Mad Cool, este jueves.
Ambiente en el Mad Cool, este jueves. EFE

Los sindicatos policiales se han quejado de la falta de previsión y de las duras condiciones en las que tuvieron que trabajar ayer unos 100 agentes de la Policía Municipal para poder canalizar a las miles de personas que acudieron al festival Mad Cool. Este macro acto musical se desarrolla en el barrio de Valdebebas, al norte de Madrid, en una zona en la que los accesos fueron insuficientes para llegar al recinto del festival.

Las entradas tanto de vehículos privados como de personas se vieron atestadas de público que quería acceder a las mismas horas, lo que provocó enormes atascos en los recintos feriales de Ifema, en la carretera de acceso desde el aeropuerto (la que desemboca en Valdebebas) y en las propias avenidas del barrio.

Según varios audios de la emisora de la Policía Municipal a los que ha tenido acceso EL PAÍS, los agentes piden que envíen refuerzos, en especial de la Unidad de Intervención Policial (UIP, los antidisturbios), ante la avalancha de personas que están en la zona. Los funcionarios reconocen que son incapaces de controlar a todos los asistentes y que algunos están tirando las vallas de protección. Otro comunicado de la emisora habla de que los atascos llegan hasta la avenida de los Andes (junto a la M-40) y que no hay suficientes aparcamientos para todos los coches.

En otro audio con la emisora central, los agentes protestan porque han tenido que prolongar su jornada laboral, que están pasando un enorme calor y que ni siquiera se les ha facilitado agua. Alguno pregunta cuándo van a recibir el relevo, a lo que la operadora le dice que desconoce ese dato.

Los sindicatos del cuerpo han criticado la actuación del Ayuntamiento de Madrid, en concreto de la Concejalía de Seguridad, al no prever con suficiente antelación todo lo que podía ocurrir en un acto con tantísimas personas. También se han quejado de que se ha vuelto a suspender el permiso laboral para más de un centenar de agentes sin previo aviso, como ya ocurriera durante la celebración del Madrid Orgullo (Mado). Por ello, algunas centrales sindicales van a pedir responsabilidades ante la justicia. En concreto van a demandar al coordinador de seguridad y al director general de la Policía Municipal.

De hecho, muchos agentes se dieron de baja en el Mado y no se cubrieron todos los puntos fijos. Algunos mandos policiales no descartan que esta situación pueda repetirse esta noche y mañana por la tarde, cuando se han fijado servicios obligatorios para unos 100 policías.

Una portavoz de la Concejalía de Seguridad ha asegurado a EL PAÍS que el dispositivo del Mad Cool funcionó la pasada noche y que no hubo más que dos incidencias. El resto se debe a fallos achacables a la propia organización del festival. Según sus datos, se cubrieron todos los puntos fijados en la orden de servicio y no hubo falta de personal en sus distintos cometidos.