Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos nueve jóvenes que vendían hachís y cocaína en colegios de la Sierra de Madrid

El grupo distribuía estupefacientes en centros escolares de Collado Villalba, Alpedrete, Galapagar y Cercedilla

Algunos de las sustancias estupefacientes incautadas por la Guardia Civil. Ampliar foto
Algunos de las sustancias estupefacientes incautadas por la Guardia Civil. EFE

La Guardia Civil ha detenido a nueve jóvenes de entre 15 y 19 años por vender estupefacientes en centros escolares de Collado Villalba, Alpedrete, Galapagar y Cercedilla. Los adolescentes preparaban las sustancias en pequeñas dosis y se las vendían a menores con edades comprendidas entre los 13 y 16 años por un precio que oscilaba entre cinco y 10 euros.

La denominada Operación Queñines se inició el pasado mes de marzo. Los agentes detectaron que en la zona de la estación de Collado Villalba habían aumentado las sanciones administrativas por consumo de droga en la calle y que los penalizados eran menores de edad, algunos de apenas 13 y 14 años.

Fue entonces cuando la Guardia Civil comenzó a vigilar la zona y comprobó que varios menores consumían de forma habitual marihuana y hachís en las inmediaciones de un instituto. También apreciaró cómo algunos menores se las vendían a otros adolescentes del centro educativo. Los agentes después comprobaron que el mismo grupo distribuía estupefacientes en colegios de la localidad y de municipios cercanos, como Alpedrete, Galapagar y Cercedilla.

El grupo estaba formado por 15 jóvenes de origen español y marroquí y vecinos de Collado Villalba, Galapagar y Alpedrete. Pero solo nueve de ellos han sido detenidos porque el resto son menores de 14 años y, por lo tanto, son inimputables. Algunos de los adolescentes cuentan con antecedentes relacionados contra el patrimonio. Solo uno de ellos era mayor de edad y era el que se encargaba de distribuir las sustancias psicotrópicas al resto de los miembros para que estos las vendieran en los diferentes centros educativos. 

La Guardia Civil realizó cinco registros en las viviendas de los jóvenes y dos en locales comerciales. Allí hallaron 600 gramos de polen de hachís, 366 gramos de marihuana, más de 3.000 euros en billetes pequeños, 7 gramos de cocaína en dos rocas, 61 gramos de hachís en barras, una bellota de 12 gramos de hachís, numerosas básculas de precisión, material para el embalaje de las dosis y varias armas blancas.

Los agentes también descubrieron que algunos miembros del grupo habían cometido un delito de prostitución y corrupción de menores al haber incitado a una menor a enviar a través de una app un vídeo de alto contenido sexual que después difundieron por diferentes redes sociales. Tras la  Operación Queñines se les imputan delitos relacionados con el tráfico de drogas y la prostitución y corrupción de menores.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información