Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve ejemplos de excelencia en Gipuzkoa

Radio San Sebastián premia la labor de Vive Biotech, 'Handia', Berasategui, Eusko Ikaskuntza, Orona, Bera Bera, Gautena, la librería Lagun y Emaús

Los premiados por Radio San Sebastián en el escenario del Palacio Kursaal.
Los premiados por Radio San Sebastián en el escenario del Palacio Kursaal.

Lo más brillante y exquisito de Gipuzkoa, a juicio de Radio San Sebastián y sus oyentes, se ha reunido hoy en el Palacio Kursaal donostiarra para recibir los Premios a la Excelencia que concede este año por primera vez la emisora decana guipuzcoana. Los galardones, que reconocen la labor realizada por personas, organizaciones, empresas e instituciones en sus ámbitos de actuación, han recaído en el centro de investigación biomédica Vive Biotech, el cocinero Martín Berasategui, la película Handia, Eusko Ikaskutza, Orona, el equipo de balonmano Bera Bera, la asociación de autismo Gautena, la librería Lagun y la fundación Emaús. A la gala ha asistido el director de la Cadena Ser, Antonio Hernández-Rodicio.

Emaús ha sido el premio que ha concedido precisamente la audiencia de Radio San Sebastián, que ha elegido a esta fundación social de una terna en la que también figuraban Gureak y Zaporeak. El premio Laboral Kutxa a la Excelencia distingue a aquella entidad que se caracterizado por realizar una labor social descatada en Gipuzkoa.

El Premio de Investigación ha sido recogido por Vive Biotech, por su aportación en el campo de los ensayos clínicos para el tratamiento de enfermedades de origen genético, cáncer o enfermedades raras. Su contribución para el impulso del sector de las biociencias y la salud en el territorio de Gipuzkoa es clave pero, además, Vive Biotech ha conseguido colocarse a la altura de entidades de primer nivel mundial. Las líneas de investigación que ha abierto están de hecho recibiendo un fuerte impulso y respaldo social y político y se han convertido en el futuro y la esperanza para cientos de pacientes y de sus familias.

En la categoría de Cultura, se ha reconocido la excelencia de Handia, la película que ha aupado al cine vasco a lo más alto, convirtiéndose en la cinta con más estatuillas, 10, en la última gala de los Goya. Handia ha visibilizado un trabajo de muchos años y un alto nivel de calidad en todas las ramas de la producción de una película. El esfuerzo y el trabajo al contar parte de nuestra historia han contribuido a convertir una industia pequeñita en algo enorme... como el gigante protagonista de la película. Y en este proceso destaca la humildad de todo un equipo que ha conseguido codearse con las grandes producciones cinematográficas nacionales.

Iñaki Gabilondo entrega el premio de Humanidades a Elena Rcalde e Ignacio Latierro, de la librería Lagun.
Iñaki Gabilondo entrega el premio de Humanidades a Elena Rcalde e Ignacio Latierro, de la librería Lagun.

El cocinero con más estrellas Michelin, Martín Berasategui, ha recibido el premio a la excelencia gastronómica por su inquebrantable capacidad de trabajo y su contagioso ímpetu, que le ha valido tras más de 40 años entre fogones un lugar de privilegio en el firmamento culinario. Berasategui lo celebra soplando las velas de los 25 años de su restaurante en Lasarte-Oria y con nuevos proyectos que le harán volar muy alto... Nada menos que a 120 metros de altura estará su nuevo proyecto, el Fifty Seconds, en la torre Vasco de Gama en Lisboa.

El compromiso activo, desde la pluralidad de ideas, que Eusko Ikaskuntza ha desarrollado en favor de la investigación, difusión y fortalecimiento del uso del euskera en nuestra sociedad le ha valido el premio en la categoría reservada para la lengua vasca. Su lema ‘Asmoz ta Jakitez’, por el pensamiento y el saber, sintetiza bien los valores de una entidad que cumple este año un siglo de vida. Eusko Ikaskuntza nació en 1918 con el objetivo de aglutinar a vascólogos y vascófilos de todas las sensibilidades, ideologías y territorios unidos por un compromiso compartido con la ciencia y la cultura, con la innovación y el progreso colectivo.

El premio a la excelencia empresarial ha sido para Orona y su compromiso con la innovación. Cuenta con la mayor plataforma de ascensores de Europa y, entre sus objetivos, está el de convertirse en el único operador de elevación de Europa capaz de competir con las cuatro compañías multinacionales de ámbito global. La empresa sigue aumentando su fuerte presencia internacional pero manteniendo a la vez su esencia guipuzcoana en un mercado cada vez más complejo y competitivo. Su sede central en Hernani, el edificio Orona Zero es el centro neurálgico de Orona Ideo, un ecosistema de innovación que aúna en un mismo espacio la empresa, la investigación y el ámbito educativo.

El mérito deportivo ha recalado en el equipo femenino Bera Bera, que ha protagonizado el momento más brillante del balonmano en España y del deporte femenino y guipuzcoano. Porque no todos los clubes pueden presumir de haber conseguido 16 títulos de liga, copa y supercopa en los últimos 12 años... el último, la emocionante liga de este año, lo que le ha valido el derecho a jugar la Champions con los equipos más potentes de Europa.

Por contribuir, a lo largo de sus 40 años de existencia, a visibilizar el autismo y las necesidades de las personas que presentan este trastorno, Gautena ha obtenido el premio al Impacto Social. En estas cuatro décadas, se ha convertido en un referente para las personas con trastorno del espectro autista y sus familias, ofreciéndoles un abanico completo de servicios que les acompañan en todo su ciclo vital. Se estima que el autismo afecta a unas 5.000 personas en Gipuzkoa... de ellas Gautena atiende en la actualidad a unas 800.

Y el Premio Iñaki Gabilondo de Humanidades y Comunicación ha ido a parar a un referente ético y nmoral para la sociedad, la librería Lagun de San Sebastián. Por su dignidad democrática y su honestidad intelectual, foco de cultura, pensamiento crítico y libertad en sus 50 años de inquebrantable resistencia contra la censura franquista y la extrema derecha, en sus primeros tiempos, y la violencia de ETA después. Tras superar esa doble prueba, Lagun continúa hoy su lucha por sobrevivir en un mundo en el que compite con los libros digitales, las grandes superficies y las compras por Internet... aunque el verdadero problema, se lamenta Ignacio Latierro, es que "el consumo cultural del libro se ha devaluado".