Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid se acuerda de sus orígenes árabes

El Ayuntamiento edita una guía sobre los dos siglos que la ciudad fue andalusí

Restos de la muralla árabe en la cuesta de la Vega.
Restos de la muralla árabe en la cuesta de la Vega.

“Es curioso que Madrid haya prestado tan poca atención hasta ahora a sus orígenes árabes”, se queja Daniel Gil-Benumeya. Para luchar contra ese olvido, publicó en 2015 Madrid islámico (La Librería), que repasa la fundación de la capital en el siglo IX y los más de dos siglos que permaneció como parte de Al Ándalus. Ahora, el Ayuntamiento de la capital recoge el guante y edita Madrid islámico. La historia recuperada, una versión de 84 páginas del volumen anterior pensada para que madrileños y turistas conozcan esta parte de la historia tantas veces laminada. La iniciativa, incluida en el festival Noches de Ramadán, se presentó ayer y el Consistorio ha editado 500 ejemplares que se entregarán gratis a quien lo solicite a partir del próximo viernes en la Casa de la Panadería y deste desde este martes en la web www.madridcultura.es. El libro está coeditado por el Centro de Estudios sobre el Madrid Islámico.

Una portavoz municipal explica que Madrid es la única capital europea de origen islámico “y esa herencia la recoge en forma de guía esta publicación que nos permite conocer y visitar partes de la historia del Madrid más antiguo”. Gil-Benumeya opina que el olvido de la capital con su pasado árabe “quizá se deba a que cuando se convirtió en capital del Imperio, con Felipe II, se creó una capital a medida, y trataron de arrasarla tanto en lo material como en lo simbólico. Por eso quedan tan pocos restos del Madrid andalusí”.

Entre los que se pueden visitar, su guía destaca el lienzo de la muralla árabe del parque del Emir Mohamed I y el que ha quedado bajo el futuro Museo de las Colecciones Reales. El libro también hace referencias a expresiones árabes que seguimos utilizando, como “ponerse farruco”, de “farruj” (gallo, en árabe) o “Mamarracho”, de “muharra” (bufón), para dejar claro que las huellas árabes permanecen incluso en el lenguaje cotidiano.

Madrid se acuerda de sus orígenes árabes

Otras iniciativas

En las últimas semanas, varias iniciativas han tratado de recuperar este pasado islámico de Madrid. Así, el libro Mayrit. Guía ilustrada del Madrid medieval (La Librería), recién publicado, propone realizar una ruta a pie por los principales restos que todavía se pueden visitar. Dos empresas y la Casa Árabe ofrecen visitas guiadas que acompañan los paseos por estos monumentos con la historia de aquella época. Además, el Ayuntamiento ya había editado antes un folleto sobre el Madrid musulmán y este verano instalará nuevos paneles (en español, inglés y árabe) para poner en valor la muralla islámica.

Entre los restos a destacar, además de los citados, destacan el pequeño lienzo de la muralla árabe bajo el edificio de la cuesta de Ramón, 5, la atalaya árabe del siglo XI situada en el interior del aparcamiento público de la plaza de Oriente y el silo islámico en la plaza de Ramales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información