Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la captura del lince que llegó a Barcelona

Un equipo de búsqueda inicia a contrarreloj los trabajos para apresar a 'Litio'

Una imagen de 'Litio' en el área metropolitana de Barcelona.
Una imagen de 'Litio' en el área metropolitana de Barcelona.

Escondido pero muy controlado. El cerco para la captura de Litio, el lince que viajó desde el sur de Portugal hasta el Área Metropolitana de Barcelona, se va estrechando. Esta tarde de lunes, un equipo formado por tres técnicos del programa europeo Life Iberlince ha llegado a la capital catalana desde Jaén para iniciar los trabajos de captura en coordinación con los Agentes Rurales de la Generalitat. Antes, a primera hora de la mañana, un helicóptero ha sobrevolado la zona para ir acotando el terreno. El lugar exacto, que no se ha desvelado para garantizar la seguridad del animal, es plano, “lo que facilitará su localización”, explica el biólogo Miguel Ángel Simón, director de Life Iberlinceque se encarga de las sueltas de ejemplares de este depredador en peligro de extinción que tras tres lustros de esfuerzos se está recuperandoLa captura es a contrarreloj porque la zona está habitada y rodeada de carreteras. 

Los primeros trabajos están previstos que se realicen esta misma noche y consisten en recorrer el territorio en búsqueda de huellas, excrementos y otras pistas que faciliten su paradero. Una vez realizado ese rastreo, el equipo dejará en la zona acotada cuatro jaulas-trampas con conejos como cebo. “Y a partir de allí tocará esperar”, añade Simón. Las jaulas cuentan con un sensor que dará el aviso cuando el mecanismo se active, por lo que el equipo de búsqueda recibirá la alerta en cuanto Litio muerda el cebo. 

El Departamento de Territorio y Life Iberlince coinciden en que la captura puede ser muy rápida. “Lo que se nos transmite desde la Generalitat es que el animal está muy controlado”, explica Simón. El collar GPS de Litio, un macho de Lynx pardinus nacido en 2014, dejó de enviar información a mediados de 2016 cuando estaba en El Algarve portugués. Con todo, Simón cree que el collar del animal todavía puede contar con un sensor terrestre que marque sus movimientos a pocos kilómetros. “Si funciona será mucho más fácil”, añade Simón. A Litio los agentes medioambientales de la Generalitat lo localizaron el 29 de mayo tras recibir varios avisos de particulares. Un vecino aseguró haber visto un "gato gigante". Se trata del primer lince ibérico avistado en Cataluña desde hace un siglo. En la Península viven en libertad más de medio millar de ejemplares, principalmente en Sierra Morena (Andalucía). 

En el equipo de Life Iberlince hay un veterinario que inspeccionará al animal tan pronto como sea capturado. Después, será trasladado a un centro de recuperación de la especie en Jaén o Granada. Una vez comprobado que el animal se encuentra en buen estado de salud, se iniciarán los trámites para volver a soltarlo, previsiblemente de nuevo en Portugal. 

A los responsables del programa Iberlince les intriga la ruta que ha tenido que seguir. Conocerla puede ayudar a diseñar el próximo plan plurianual del Iberlince, que en esta ocasión se centrará en la interconexión entre las poblaciones ya existentes en la Península.