Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Bancaja cataloga sus obras maestras

'Triste Herencia' es el cuadro de Sorolla más conocido de la colección

Los autores del catálogo durante la presentación. Ampliar foto
Los autores del catálogo durante la presentación.

Joaquín Sorolla pintó Triste Herencia en 1899. El entonces joven pintor de 36 años realizó un cuadro ambicioso en su tamaño (212 x 288 cm) y en su temática, pues retrata a una serie de niños inválidos tomando el baño en la playa de la Malvarrosa. Con esta obra ganó el máximo galardón en la Exposición Universal de París de 1900, lo que supuso su consagración a nivel internacional. Sorolla quería que el cuadro se quedara en España, pero la desidia del gobierno español hizo que viajara a la Hispanic Society de Nueva York en 1909 y que finalmente acabara durante gran parte del siglo XX en la Iglesia de la Asunción de Nueva York. La obra salió a subasta en Sotheby's en 1981, donde fue adquirido por la entonces Caja de Ahorros de Valencia. Gracias a esta adquisición el cuadro volvió a España y constituye actualmente uno de los tesoros de la colección de la Fundación Bancaja. Una colección que ahora acaba de ver la luz en forma de un catálogo razonado donde se recogen las principales obras (187 de 79 artistas) de esta prestigiosa colección ubicada en Valencia.

Este periplo que sufrió Triste Herencia ejemplifica muy bien la labor realizada por la Fundación Bancaja de apoyo y difusión del arte en la Comunidad Valenciana. Una labor que ha brillado en forma de las exposiciones temporales que ha realizado principalmente en su centro de arte de la plaza Tetuán de Valencia, que ahora cumple diez años de su remodelación, pero que también se ha extendido a otros lugares de la Comunidad Valenciana e incluso del resto de España. Pero la labor de esta fundación no se ha limitado a la organización de exposiciones temporales sino que ha conformado una colección compuesta principalmente por figuras como Sorolla y Picasso, además de algunas tablas góticas y una amplia colección de artistas valencianos y de artistas contemporáneos internacionales. Lo que constituye, a juicio de su presidente, Rafael Alcón, "una de las colecciones más relevantes del país".

Triste Herencia es el cuadro de Sorolla más conocido de esta colección, pues ha sido prestado para exposiciones temporales de instituciones tan prestigiosas como la Royal Academy of Arts de Londres, el Guggenheim de Nueva York, el Museo del Prado o el Meadows de Dallas, pero a esta obra le acompañan en el catálogo otras 13 de Sorolla en las que podemos ver desde paisajes otoñales hasta una monja rezando, pasando por el palmeral de Elche, barcas de pesca o sus conocidas escenas de playas como las de Valencia, Biarritz o San Sebastián.

Junto a Sorolla, Picasso es otra de las estrellas de esta colección, pues la Fundación Bancaja atesora la colección de obra gráfica más importante en manos privadas del pintor malagueño. Entre estas obras, se incluye suites tan importantes como la Vollard, la 347 o la 156, siendo de las pocas instituciones en el mundo que poseen estas tres suites completas y firmadas por el artista. De este modo, la Fundación Bancaja se ha convertido en un referente en cuanto a la obra gráfica del artista y numerosas instituciones y museos de todo el mundo demandan estos fondos para sus exposiciones sobre este maestro del arte del siglo XX.

Junto a estos dos artistas, los otros dos grandes bloques incluidos en este catálogo serían el de los artistas valencianos y el de los internacionales. En el primer grupo, se podría decir aquello de que no están todos los que son sí pero que son todos los que están, pues encontramos nombres fundamentales del arte valenciano del siglo XX como son Genaro Lahuerta, Porcar, Mompó, Salvador Soria, Yturralde, Equipo Realidad, Juan Genovés, Anzo, Eusebio Sempere, Amadeo Gabino, Andreu Alfaro, Joaquín Michavila, Francisco Lozano, Soledad Sevilla, Joan Cardells, Javier Chapa, Carmen Calvo, Manuel Boix, Miquel Navarro, Artur Heras o Rafael Armengol, entre otros. Mención aparte merecen, por su volumen y calidad, las obras de Equipo Crónica y de Manolo Valdés.

En cuanto al apartado internacional, este fue objeto recientemente de su primera presentación pública y allí se pudieron ver las obras que ahora se recogen en esta publicación de artistas como Miquel Barceló, Helmut Federle, Günther Forg, Axel Hütte, Imi Knoebel, Juan Navarro Baldeweg, Julian Opie o Sean Scully.

Todas estas obras aparecen ahora reproducidas y analizadas en este catálogo de la mano de expertos como Blanca Pons-Sorolla, Felipe Garín, Juan Manuel Bonet, Román de la Calle, Tomás Llorens o Ximo Company, entre otros.

Más información