Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘procés’ contado al mundo en dos horas por Netflix

‘Dos Cataluñas’, el documental de Álvaro Longoria y Gerardo Olivares, se estrenará en otoño

Fotograma del documental 'Dos Cataluñas'.
Fotograma del documental 'Dos Cataluñas'.

La primera imagen del documental Dos Cataluñas es de varias celebraciones de la Diada del 11 de septiembre y una de las últimas podría ser la entrevista con el president de la Generalitat, Quim Torra. Los directores del reportaje para Netflix, Álvaro Longoria y Gerardo Olivares y el productor Rafael Portela, están a la espera de la respuesta de un encuentro que bien podría ser el broche final de un amplio trabajo, un documental que tendrá cerca de dos horas, que se estrenará mundialmente en una fecha no determinada del próximo otoño. Los primeros 25 minutos se exhibirán hoy y mañana en el festival DOCS de Barcelona, todo un aperitivo de un ambicioso proyecto que tuvo como punto de salida el impacto de las imágenes en todo el mundo de lo ocurrido en Cataluña en la jornada del 1 de Octubre. “Ese impacto, que fue todo un shock, y el posterior debate a propósito de las fake news, fue la idea inicial pero luego se convirtió en algo mucho más social y profundo”, explica Longoria en una conversación con este diario posterior a la presentación. Entendieron que tenía una dimensión internacional y que podía interesar a espectadores de todo el mundo y se lo propusieron a Netflix que estuvo de acuerdo.

“Se han hecho otros pero no con este punto de partida, en el que se intenta explicar a todo el mundo qué sucede en Cataluña”, apunta Portela. Para hacerlo, han entrevistado a 85 personas entre los que hay políticos catalanes, de la administración de Mariano Rajoy, periodistas españoles y extranjeros, juristas y ciudadanos que explican cómo se sienten y viven el procés y el efecto que ha supuesto, en su opinión, en su vida o en la del conjunto de Cataluña. A partir de la jornada del referéndum y, sobre todo, desde que Rajoy puso fecha a las elecciones del 21 de diciembre. “Seguimos de día y de noche a todos los candidatos a las elecciones, los hemos visto desde atrás, una perspectiva que no es muy frecuente. Tenemos que decir que ni uno solo puso pegas a ese seguimiento, solo alguna condición, como asegurarse de que lo que decían no se emitiría antes de las elecciones”, explica Longoria que ironiza sobre la capacidad de abrir puertas de un trabajo que se hace para Netflix. Longoria es autor de documentales como The propagande game e Hijos de las nubes. Olivares ha sido el director de El faro de las orcas y Entrelobos, entre otros trabajos. Los autores insisten en que en Dos Cataluñas –un nombre que define la situación general aunque ellos no lo compartan necesariamente - han hecho un esfuerzo de objetividad y de respetar a un espectador potencial de 125 millones de personas para explicar el panorama político catalán y cómo se ha llegado hasta este punto: “no queremos sentar cátedra de nada. No hemos querido ser especulativos ni manipular”.

El documental ha seguido la sucesión vertiginosa de todo lo que ha ocurrido en Cataluña en los últimos meses con el rodaje propio e imágenes cedidas de otros medios audiovisuales y otras de particulares. En los 25 minutos que se han anticipado se visionaron momentos como la salida de los diputados del hemiciclo del Parlament el día que se fijó el referéndum, la declaración de Rajoy en la que aseguraba que “no se celebrará”, la despedida a policías y guardias civiles de otras ciudades españolas hacia Cataluña –con cánticos de los agentes de “a por ellos” en uno de los autocares-, el relato de cadenas internacionales de las cargas policiales en dos colegios de Girona, las manifestaciones constitucionalistas que llenaron Barcelona de banderas españolas, la “proclamación de la República catalana” que hizo la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la convocatoria de las elecciones catalanas de Rajoy. Entre las personas entrevistadas sobre esos acontecimientos se encuentran el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, Jorge Toledo, secretario de Estado de Asuntos Europeos y Jorge Moragas, jefe de gabinete de Rajoy. Los periodistas Iñaki Gabilondo, Carles Francino, Gemma Nierga, Xavier Vidal Folch, Antoni Bassas, Raphael Minder (New York Times) Toni Martínez, Vicent Partal, José Antonio Zarzalejos y John Carlin que hace un paralelismo entre la situación política y la rivalidad entre el Real Madrid y el Barça.

Entrevistaron en profundidad y siguieron al candidato Carles Puigdemont en campaña desde Bruselas: “Era muy chocante que interviniera en un mitin desde una habitación de 8 metros cuadrados, que lanzara el discurso ante un público en un mitin a miles de kilómetros de distancia…. Tenía un aire de campaña guerrillera por internet”, comenta Longoria. Los dos directores del proyecto se repartieron los bloques que concurrían a las elecciones con ayuda del productor. Longoria siguió a las candidaturas independentistas y el PP mientras que Olivares hacia lo mismo con los partidos constitucionalistas y la CUP. En la parte que se visionó acompañaban a los candidatos de ERC, Marta Rovira y Raül Romeva, en autocar al acto de campaña que hicieron en la puerta del penal de Estremera. Inés Arrimadas era reconocida como una política “buena , muy buena” por Xavier Domènech, entonces candidato de En Comú Podem, mientras que el socialista Miquel Iceta decía de ella: “es mejor que su jefe”. No pudieron entrevistar a Oriol Junqueras: “Fuimos a Madrid el día que parecía que igual salían de la cárcel, pero no fue así”. Alguna petición no fue contestada como la que cursaron para entrevistar a Soraya Saenz de Santamaría. Sí que pudieron hablar con otros encausados que ahora están en prisión, como Carme Forcadell y Jordi Turull. También hay testimonios de ciudadanos que son preguntados sobre qué opinan de todo el procès. Explican que entre las respuestas lo que más han detectado es tristeza: “no hay cabreo pero sí mucha frustración”. Como el de un inglés afincado en Cataluña hace años que se lamenta: "antes no era así".