Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras del Bulli1846 se desencallan

La junta de gobierno local ha informado favorablemente la licencia sometida a condiciones

 El chef Ferran Adrià, en el Bulli Lab.
El chef Ferran Adrià, en el Bulli Lab.

El nuevo proyecto creativo de Ferran Adrià, el Bulli1846, ubicado en la cala Montjoi de Roses (Alt Empordà), dispondrá el martes de la licencia de obras definitiva para acabar este ambicioso proyecto a finales año y poder abrir en 2019. La junta de gobierno local ha aprobado este lunes por la mañana el informe favorable a la concesión de esta licencia, una vez se han recibido los informes positivos externos procedentes del resto de administraciones implicadas. De esta manera, los trabajos se desencallarán definitivamente. 

Las obras de este nuevo espacio innovador, que lleva en su nombre las 1.846 creaciones que elaboró y sirvió el equipo del antiguo Bulli, se han paralizado en varias ocasiones, cada vez que se han introducido modificaciones que han requerido del informe favorable de todas las administraciones que participan en el proyecto. La última reforma presentada hacía referencia a un proyecto complementario de los jardines, un edificio en la entrada de las instalaciones y un aparcamiento. Esta información se remitió a todas los que debían presentar un informe favorable, desde Costas a Cultura de la Generalitat, la Agencia Catalana del Agua, al Parque Natural del Cap de Creus, la Dirección General de Calidad Ambiental y cambio Climático y los Bomberos, entre otros. 

La alcaldesa de Roses, Montse Mindan, que en marzo visitó las obras aprovechando la presencia de Ferran Adrià, ha apuntado que “los trabajos se han ido parando debido a las diferentes modificaciones introducidas en el proyecto original”. Según ella, se trataba de cambios que “han mejorado el proyecto”, y que han conllevado, por ejemplo, el uso de materiales más respetuosos con el medio ambiente y que tengan menos impacto ambiental. Aunque en los últimos meses se ha trabajado en los interiores y los servicios, ya hace tiempo que las nuevas estructuras que presenta el Bulli1846 son visibles. 

El proyecto, que se presentó hace cinco años, implica que las viejas instalaciones del que fue el mejor restaurante del mundo, de 1.312 m2 se hayan ampliado con 218 m2 más.

En 2015 la Generalitat paró la tramitación de la ley, calificada por muchos de “hecha a medida”, que debía permitir la construcción de la BulliFoundation del alabado Chef. Según el entonces director general de Ordenación del Territorio y Urbanismo, Agustí Serra, fue el propio Adrià quien no quiso tirar adelante la fase del proyecto que permitía aumentar un 213% la superficie del antiguo restaurante, si afectaba al territorio por su ubicación en pleno Cap de Creus. Finalmente este proyecto no prosperó.

Los ecologistas valoraron muy positivamente la retirada del proyecto de ampliación de la Bullifoundation, un centro de investigación de la cocina de más de 4.000 m2. Pendientes siempre de los trabajos en cala Montjoi, Salvem l'Empordà (Iaeden) denunció en febrero de 2016 irregularidades en los trabajos. La entidad ecologista interpretaba que se hacía un movimiento de tierras “desmesurado e ilegal” de acuerdo con los permisos solicitados para el proyecto, que daba cobertura a la licencia de obras otorgada para la ampliación del 20% del restaurante. Las obras, que estuvieron paradas hasta tener todos los permisos, debía convertir el restaurante en un lugar accesible para personas de movilidad reducida en la Casa Marqueta, la casa familiar que también se encuentra en el proyecto del Bulli, en la parte norte de acceso a la finca, por si alguna vez fuera visitable. 

Los trabajos no han sido objeto de ninguna otra denuncia, pero se han interrumpido otras veces porque los mismos responsables del proyecto han introducido mejoras que han hecho que los plazos se alargaran. Mindan valora “el esfuerzo de hacer un buen proyecto, a pesar de que comporte esperar tiempo de tramitación de informes”, asegura.

En julio de 2011, el que fue el mejor restaurante del mundo, escenario de una gran revolución gastronómica, cerró sus puertas. La previsión inicial era que en 2016, con un nuevo cuerpo como elBullifoundation, resurgiera como un gran laboratorio de investigación y pensamiento culinario. Más tarde se aplazó la apertura de este proyecto para 2018. Finalmente, todo apunta a que el objetivo se cumplirá el año que viene, según manifestó el chef cuando presentó el proyecto, “libertad sin límites, ver a dónde podemos llegar”. Tras dos años de visitas de grupos reducidos, de expertos en I+D o escolares, el ideólogo del Bulli1846 abrirá al público “pero será una cosa muy intimista”.

Más información