Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcha contra la expulsión de vecinos

La protesta bajo el lema 'Barcelona no està en venda' congregó a 2.500 personas

Los manifestantes de la protesta Barcelona no està en venda hicieron pintadas en la sede del PDeCAT.
Los manifestantes de la protesta Barcelona no està en venda hicieron pintadas en la sede del PDeCAT.

Unas 2.500 personas marcharon ayer en Barcelona contra los efectos de la gentrificación en una nueva protesta bajo el lema Barcelona no està en venda. La manifestación, que también se celebró en Valencia o Madrid, salió de los Jardinets de Gràcia y recorrió el centro de la ciudad.

Durante la marcha, las entidades convocantes —la PAH, el Sindicato de Inquilinos, la Federación de Asociaciones de Vecinos o la Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible— se detuvieron para protestar ante edificios donde tienen la sede empresas o entidades a quienes responsabilizan de la especulación con la vivienda y la legislación de los alquileres que está expulsando a vecinos de los barrios.

Los manifestantes desplegaron una pancarta en la Casa de les Punxes, donde tiene la sede la firma de inversión inmobiliaria Norvet. También hicieron pintadas y engancharon pegatinas en la sede del PDeCAT o de Turisme de Barcelona. La protesta finalizó en la Delegación del Gobierno.

En la protesta participaron colectivos o plataformas que representan diferentes conflictos relacionados con la vivienda que hay en la ciudad, como Fem Sant Antoni o los vecinos del Poble Sec o Sant Andreu amenazados por los propietarios de sus viviendas. También apoyó la marcha Barcelona en comú, el partido de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Entre los manifestantes estaba la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, o la diputada en el Congreso de los Diputados de En Comú Podem, Lucía Martín.

Más información