Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barrios con mayor presión turística piden limitar los visitantes

La Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible proponen también "tasas reales"

Un grupo de turistas contempla la Sagrada Familia.
Un grupo de turistas contempla la Sagrada Familia.

Los barrios de Barcelona que reciben una mayor presión turística, agrupados en la Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible (ABTS), han pedido hoy algo que suele sobrevolar cuando se habla de los efectos negativos del turismo y de cómo reorientar el modelo, pero que pocos se atreven a pedir abiertamente: que se reduzcan "las cifras del turismo en Barcelona".

La ABTS argumenta el "decrecimiento" porque "esta actividad económica tan intensa e invasiva provoca en la ciudad una presión  --cantidad de visitantes, presión inmobiliaria, movilidad, ruido...- incompatible con el día a día de los vecinos y vecinas". La asamblea también propone "introducir una o diversas tasas turísticas reales [la actual se destina a la promoción], destinadas a compensar los efectos de la industria turística y no a hacer más promoción; "repercutir en los operadores los gastos extra que generan (limpieza, servicios...); y garantizar condiciones laborales justas en el sector.

Los barrios que reciben más visitantes piden que se trate y se regule el sector del turismo como una industria

Los barrios de la capital que se declaran contrarios al actual modelo turístico y que este lunes han presentado sus propuestas agrupados en una asamblea comenzaron a reunirse hace un año con el paraguas de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB). La presentación de su manifiesto la ha realizado la arquitecta, activista y exconcejal de Ciutat Vella Itziar González, que ha celebrado que el turismo comience a tratarse "como una industria en la que deben estar muy claros las reglas y parámetros para hacerla compatible con la vida ciudadana".

El manifiesto aboga por "regular el mercado turístico y poner límites" y que "el Ayuntamiento haga efectivo su poder regulador". La ABTS reconoce que el Gobierno municipal "está ahora más atento a las voces de los barrios", y aplaude la moratoria de apertura de nuevos hoteles, pero advierte de que recibe presiones por parte de los "lobbies turísticos y los poderes fácticos".

La ABTS la integran una veintena de entidades y asociaciones de vecinos de barrios tan dispares como Ciutat Vella, Gràcia, Guinardó, Poble_sec o Sant Antoni. También forman parte de la asamblea la CUP de Casc Antic / Barceloneta y la de Horta-Guinardó, la Plataforma de Guías Turísticos y Ecologistas en Acción. La plataforma ha convocado una manifestación contra el hotel del Rec Comptal el próximo miércoles por la tarde.