Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abre un Retiro escondido en Carabanchel

La Comunidad recuperará en 2019 gran parte de la Finca Vista Alegre, un jardín histórico declarado Bien de Interés Cultural y cuyo disfrute reivindican los vecinos

Una de las fuentes frente a la fachada del Palacio Nuevo, en el interior de la Finca Vista Alegre. Ver fotogalería
Una de las fuentes frente a la fachada del Palacio Nuevo, en el interior de la Finca Vista Alegre.

Un vecino de Carabanchel mira hacia la valla a la altura del número 177 de la calle del General Ricardos. “Sabemos que detrás hay un parque enorme, pero siempre ha estado cerrado, no hemos podido verlo”, se queja. Al otro lado de la verja está la Finca Vista Alegre, un magnífico jardín histórico creado a principios del XIX como lugar de recreo de la reina María Cristina de Borbón y que disfrutaron —y modificaron— Isabel II y el marqués de Salamanca. Las asociaciones vecinales del distrito llevan años pidiendo su apertura al barrio, que la propia Cristina Cifuentes calificó de “reivindicación histórica”. El pasado marzo, la Comunidad lo declaró Bien de Interés Cultural (al ser uno de los nueve jardines históricos de Madrid) y ahora acaba de anunciar un plan, dotado con 15 millones de euros, para rehabilitar los jardines y algunos edificios y abrirlos al público el año que viene. Esto es lo que encontrarán quienes traspasen su valla en 2019.

La finca, de 45 hectáreas, acoge ahora más de 40 edificios públicos —en su mayoría pertenecientes al Gobierno regional, aunque también de dos ministerios— y se encuentra dividida por varios muros que impiden pasear por el conjunto. En la primera fase de los trabajos (en la que se invertirán 5 millones) se eliminará la valla que separa los jardines de los dos palacios principales, situados en el noroeste de la parcela, permitiendo el acceso a una zona de 11 hectáreas.

“Va a ser espectacular ver todo este jardín abierto, bien cuidado y sin muros. Mucha gente del barrio lo tiene al lado y no lo conoce. Es una auténtica pena, como si El Retiro estuviera cerrado al público”, explica Jesús Vidart, director general de Contratación, Patrimonio y Tesorería, el organismo de la Comunidad que ha puesto en marcha los trabajos.

Abre un Retiro escondido en Carabanchel

Al traspasar la entrada se accede a un jardín estrecho que se va abriendo y pasa junto a la estufa, una suerte de invernadero para que la realeza disfrutara de especies arbóreas exóticas, compuesta por dos pabellones exteriores y uno central. La idea es quitar las celosías —muy recientes— y convertir la estufa en un pabellón explicativo sobre el recinto y recibidor de visitantes, que podrán contemplar el jardín desde sus amplios ventanales. También se podrán organizar aquí exposiciones, al estilo del Palacio de Cristal del Retiro.

Parte de la ría del conjunto, ahora seca; al fondo, la montaña.
Parte de la ría del conjunto, ahora seca; al fondo, la montaña.

Al fondo está el baño de la reina, una enorme bañera circular que se abrirá a la estufa. Luego se accede al Palacio Viejo, que funciona como centro para formar al profesorado. “Más adelante, sería interesante restaurar la capilla, una de las pocas de estilo neomudéjar en Madrid, y tratar de convertirla en un salón de actos”, explica Nuria Ruiz, jefa del Área Técnica de Patrimonio de la Consejería de Economía

Saliendo del palacio se accede al fastuoso jardín, con varios elementos singulares, que en su momento fueron caprichos y juegos para sus ilustres propietarios. El cenador, por ejemplo, es una mesa de piedra cubierta por un techo vegetal, lo que lo convierte en un espacio recoleto —que se va a restaurar e iluminar—. Después aparece la montaña, bajo la que hay una gruta ideada para los divertimentos de la nobleza; de su cumbre salía el agua que iba hacia la ría que atravesaba todo el jardín. “En sus orígenes, la ría tenía dos metros de profundidad y era navegable. Hoy, queda un tercio de la misma y con una profundidad de unos 60 centímetros, que con el nuevo proyecto se va a recuperar”, añade Ruiz. Además, se van a restaurar bancos originales de principios del XIX y las farolas históricas, replicando el efecto de luz de gas que tuvieron en su momento.

Bancos originales del siglo XIX y el cenador, de la misma época.
Bancos originales del siglo XIX y el cenador, de la misma época.

Cedro bicentenario

La valla que se va a eliminar fue instalada en el siglo XX y separa las dos partes centrales del jardín histórico, las más cercanas al Palacio Viejo y al Palacio Nuevo. Junto a este segundo palacete se alza, majestuoso, un cedro bicentenario de enormes dimensiones, incluido en el Catálogo Regional de Árboles Singulares. Frente a la fachada del edificio, tres fuentes preciosas que también recobrarán su brío con la rehabilitación y diferentes parterres con flores y árboles, como laureles, tilos y plátanos hispánicos. Ambas partes del jardín histórico tienen gran riqueza tanto de flora como de fauna.

En cuanto al Palacio Nuevo, se encuentra cerrado por haber sufrido un cierto deterioro, si bien se pretende abrir al menos el recibidor, una amplia superficie de mármol en forma de círculo coronado por una gran cúpula. Este palacio, en el que habitara el marqués de Salamanca, necesita una rehabilitación completa más adelante; por ahora solo se han hecho obras de consolidación estructural. “Hemos querido hacerlo por fases para poder abrirlo al público cuanto antes y que los madrileños lo puedan disfrutar”, dice Jesús Vidart. Ya falta menos para que los vecinos puedan descubrir lo que hay al otro lado de la valla y pasear por este Retiro escondido en Carabanchel.

De María Cristina al marqués de Salamanca

La Finca Vista Alegre se convirtió en Real Sitio tras ser adquirido en 1831 por la reina María Cristina, esposa del rey Fernando VII, y más tarde pasó a la reina Isabel II, que lo acabó vendiendo a José de Salamanca, marqués de Salamanca. El declive comenzó en 1883, cuando los herederos del noble vendieron la finca al Estado. Desde entonces, el deterioro ha sido continuo.

En 2009, el Ayuntamiento, entonces gobernado por Alberto Ruiz-Gallardón (PP) intentó recuperar el jardín de recreo, pero su plan no convenció al Gobierno regional. En 2011, fue la Comunidad (gobernada por Esperanza Aguirre, del mismo partido) quien firmó un acuerdo con la Universidad de Nueva York para que instalara su sede en este inmueble, pero el proyecto tampoco se llegó a materializar. Los vecinos reclaman su apertura al público desde hace años.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información