Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castellana Norte registra el plan para Chamartín a la espera de su aprobación

Para que el proyecto sea definitivo, es necesario que el Ayuntamiento comience a tramitar los expedientes

Vista de las Cuatro Torres de Madrid.
Vista de las Cuatro Torres de Madrid.

La promotora Distrito Castellana Norte (DCN), que trabaja para el desarrollo del norte de Madrid, registró este lunes la documentación sobre la llamada Operación Chamartín, ahora rebautizada como Madrid Nuevo Norte. El plan prevé una reducción del espacio edificable con respecto a lo anunciado en 2017, según explicaron fuentes municipales. Para que el proyecto sea definitivo, es necesario que el Ayuntamiento dé su aprobación inicial en las próximas semanas.

La prolongación de la Castellana prevé crear unos 200.000 empleos en la región. La documentación registrada este lunes fija una modificación sobre el plan acordado en julio de 2017, y reduce 200.000 metros cuadrados de edificabilidad en el distrito financiero respecto a la previsión anterior.

El Ayuntamiento de Madrid logró hacerse con la iniciativa del desarrollo del norte en julio del año pasado. Entonces acordó con DCN y el Ministerio de Fomento, liderado por Íñigo de la Serna, una mejora de la Castellana fundamentada en varios ejes. Entre ellos estaban la reforma de la estación de trenes, la creación de miles de viviendas protegidas, una apuesta por la movilidad sostenible y la creación de un barrio para oficinas.

En estos últimos meses se ha registrado un retraso con respecto a la hoja de ruta dibujada el año pasado. La alcaldesa dijo que procedería a la aprobación plenaria del proyecto a finales de 2017. Sin embargo, las reticencias políticas de su coalición, formada por Podemos, IU y los anticapitalistas, está frenando el proyecto.

En las últimas semanas el Consistorio ha manifestado su optimismo ante las negociaciones que estaban manteniendo los actores implicados en el desarrollo. Ahora, tras el registro de la ordenación urbanística, los promotores y Fomento esperan que el Ayuntamiento eleve a la junta de gobierno, y luego al pleno municipal, el plan definitivo.

Los tiempos que baraja el Consistorio son de uno o dos meses para la aprobación inicial del proyecto. Este es el paso clave, el verdadero pistoletazo de salida de la operación, que consagra lo acordado en julio de 2017 y las últimas modificaciones. A partir de ese momento seguirán una serie de informes necesarios para poner las primeras piedras del nuevo Madrid, lo que se espera que ocurra en los últimos meses del mandato de Carmena.

Más información