Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes anuncia que demolerá La Paz y levantará un nuevo hospital en 10 años

A partir de 2019 se empezarán a derribar todos los edificios excepto la torre de maternidad con la actividad hospitalaria "a pleno rendimiento"

Hospital de La Paz.

El hospital La Paz será sustituido por un complejo sanitario de cuatro edificios en el plazo de 10 años, anunció ayer la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes. Las nuevas instalaciones, que costarán 359 millones de euros, se empezarán a levantar en 2019 y el edificio principal se terminará en tres años. Durante las obras, el centro continuará funcionando “a pleno rendimiento”, a pesar de que se demolerá todo el complejo excepto la emblemática torre materno-infantil. Cifuentes aseguró que las reformas parciales no iban a resultar suficientes para atajar las “deficiencias y carencias estructurales” del complejo.

“Es el proyecto más importante que vamos a abordar en esta legislatura”, declaró ayer Cifuentes al presentarlo en la planta 26 de la Torre Espacio, rascacielos próximo al hospital La Paz. El complejo sanitario se construyó hace 54 años con unos estándares de calidad muy bajos. Con el paso del tiempo, ha envejecido y registra cada vez con mayor frecuencia averías (roturas de tuberías, inundaciones, caídas de techos...) que, según señaló la presidenta regional, son imposibles de solucionar acometiendo reformas parciales. “Hay que reemplazar las edificaciones actuales”, insistió. El nuevo centro será más confortable y contará con habitaciones individuales, sobre todo en la zona de maternidad.

La Paz atiende a una población de 500.000 personas y en él han nacido 700.000 madrileños. Los planes suponen un aumento del 25% del espacio actual, en concreto 47.356 metros cuadrados más, al pasar de 190.842 a 238.198, de los que serán de nueva construcción 205.538 y otros 32.660 se reformarán. También se crearán 10.250 metros cuadrados de áreas verdes, además de nuevos viales.

La reforma se plantea en cuatro fases, en las que las nuevas instalaciones se construirán de forma consecutiva y sin dejar de ofrecer asistencia a los pacientes. La primera de ellas se iniciará tras la adjudicación de las obras, que se prevé que sea en enero, y contempla la demolición del edificio norte, docencia, grupos electrógenos, aparcamiento y recursos humanos (29.508 metros cuadrados). En este espacio se construirán el nuevo hospital general y un estacionamiento para los trabajadores. Se estrenará en 2022.

La inacabada reforma del Doce de Octubre

En 2003 Esperanza Aguirre anunció la demolición de otro de los grandes hospitales madrileños: el Doce de Octubre para levantar un centro por módulos. El nuevo centro estaría formado por varios edificios conectados entre sí y costaría 240 millones de euros. El proyecto no era definitivo y podría sufrir modificaciones, advirtió el Gobierno regional en ese momento.

En 2011 se inauguró el centro de actividades ambulatorias, llamado policlínico. A esta fase de reformas le deberían haber seguido otras dos en las que se construirían los bloques de hospitalización y los servicios centrales, además de un nuevo hospital maternoinfantil. Un proyecto que nunca se realizó.

En la segunda fase desaparecerá el actual hospital general (68.680 metros cuadrados) y en su lugar se levantarán las áreas de servicios ambulatorios, hospitales de día, rehabilitación y diálisis (59.428 metros cuadrados), que estarán terminados en 2025. En la tercera, se demolerán las áreas de urgencias generales y de traumatología (21.884 metros cuadrados), y se levantarán los nuevos edificios del hospital materno-infantil y del área de soporte asistencial (38.278 metros cuadrados), que entrarán en funcionamiento en 2027.

En la cuarta y última etapa del proyecto se derribará una zona del antiguo hospital materno-infantil y se reformarán otros espacios, como la torre de maternidad, que se mantendrá (24.267 metros cuadrados), y una zona de servicios. Esta fase final estará terminada en 2029.

El Gobierno regional ha decidido acometer esta gran reforma en la misma parcela donde se encuentran ahora los edificios y no buscar otro lugar, porque es la forma más ágil de acometer las obras, según señaló Cifuentes. Si se hubiera buscado otro terreno, habría sido necesario realizar una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), algo que retrasaría más el proceso.

La presidenta añadió que en alguna ocasión le planteó la posibilidad a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de destinar una parcela al hospital aprovechando la Operación Chamartín. Pero como no se concretó nada, y ante la urgencia de la actuación, se inclinó por permanecer en el mismo lugar.

El director de Gestión del centro, Juan José Pérez Blanco, indicó ayer que la situación de La Paz es inmejorable por las conexiones de transporte, además de por la cercanía de otros referentes, como el Ramón y Cajal y la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid. También anunció que durante las obras se van a utilizar utilizar cinco plantas del edificio dedicado a la investigación que se encuentran desocupadas, además de espacios del instituto Carlos III y del hospital de Cantoblanco para realizar traslados temporales de departamentos. El Gobierno regional asegura que creará grupos de trabajo de profesionales, además de contar con la colaboración de asociaciones de pacientes, sindicatos, la universidad, el Sermas y los colegios profesionales.

La oposición cree que el anuncio es un plan electoral

El PSOE considera el anuncio del nuevo hospital como parte de la campaña electoral que, aseguran, ha emprendido ya la presidenta regional, Cristina Cifuentes. “Estamos hablando de ladrillos virtuales colocados en un power point,que lo aguanta todo”, declaró el diputado socialista José Manuel Freire, que no se explica cómo es posible destruir edificios y que el hospital “siga funcionando como si nada”. Ciudadanos, socio de investidura de Cifuentes, lo tachó de “plan de marketing, que le va a durar hasta las elecciones, porque promete inversiones millonarias para los próximos 10 años, cuando ni siquiera sabe si en 2019 va a gobernar su partido o va a seguir en política”.

La diputada de Podemos Carmen San José explicó que en su partido temen que el anuncio esconda “una gran operación para la inversión privada, aunque el Gobierno diga que la financiación correrá a cargo de los presupuestos”, porque las cuentas no les cuadran.

El sindicato CSIF considera que es necesario el visto bueno de todos los grupos políticos para que el proyecto no se vea afectado aunque existan cambios en el Gobierno autonómico. Al sindicato le preocupa cómo puede afectar la construcción del nuevo hospital a los trabajadores de La Paz, porque muchos serán trasladados a otros centros durante las obras.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información