Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Manuel Franco: “Tenemos un Gobierno regional secuestrado por la corrupción”

El secretario del PSOE de Madrid abre la carrera electoral con duras críticas a PP y Ciudadanos

José Manuel Franco (en el centro, de pie), durante el comité regional del partido celebrado hoy.
José Manuel Franco (en el centro, de pie), durante el comité regional del partido celebrado hoy.

José Manuel Franco tiene la receta con la que intentará ganar las elecciones en 2019: coherencia, trabajo y unidad. El secretario del PSOE-M ha trazado este domingo en el comité regional las líneas maestras de su proyecto, que pasan por recuperar el Ayuntamiento de la capital y el Gobierno de la Comunidad. Especial hincapié ha hecho en lo segundo. “Tenemos un Gobierno secuestrado y lastrado por la corrupción”, ha dicho en referencia al PP. Tampoco ha escatimado en críticas contra Ciudadanos, a quien acusa de ser “la otra cara de la derecha” y de moverse en la indefinición ideológica. La carrera electoral ha quedado inaugurada porque el PSOE ya tiene “la maquinaria a punto”.

La mañana estaba soleada en Madrid y los militantes se han contagiado: camino despejado para Franco en un cónclave atípicamente corto; tres horas ha durado. Solo 27 miembros han pedido la palabra. “Me siento abrumado por el apoyo. Esta sensación tiene mucho que ver con la responsabilidad. Espero estar a la altura”, se ha sincerado Franco en su primer comité regional como líder de los socialistas madrileños desde que fue elegido por primarias el pasado mes de septiembre. Unas primarias a las que, a falta de nombres, ha confirmado que deberán someterse todos los candidatos. A la reunión, que comenzó con media hora de retraso, han acudido 281 delegados, el 78,5% de los 358 convocados al máximo órgano regional entre congresos.

Franco ha reivindicado el papel del PSOE, el “único” partido que puede “resolver el drama que viven miles de madrileños”. Ha destacado, por encima del resto, los problemas que sufren en los hospitales y en la red de Cercanías. Durante su discurso, de media hora, faltó autocrítica, pero no las llamadas a la lealtad y a la unidad, que han sido recurrentes. “En esta organización no tienen nada que hacer los que buscan discrepancias”, ha espetado, arrancando los aplausos del público que colmaba el salón de actos de UGT en la Avenida de América. Entre ellos, un puñado de invitados que se distinguían por la acreditación que colgaban de su cuello, naranja, el color característico de Ciudadanos, el adversario político al que más ha criticado el líder de los socialistas madrileños. Su jersey también tenía un tono muy cercano al naranja.

Sin moción de censura

“La situación en la Comunidad es de auténtica parálisis. Quienes nos han gobernado estos años dejan pequeña cualquier serie de mafia televisiva”, ha ironizado Franco, que ha calificado como “inaceptable” lo sucedido con la financiación del PP. “Ha ido dopado a las elecciones y eso es muy grave en términos democráticos”. Sin embargo, en su opinión, la responsabilidad no es solo del PP. “Todo hubiese cambiado si hace tres años, sus colaboradores necesarios, Ciudadanos, hubiesen apoyado el cambio en la región. Ahora no van a solucionar nada porque son parte del problema”. Franco se ha ido animando con su alocución, incluso ha llegado a poner en duda el origen de la financiación del partido que lidera Ignacio Aguado. “No os engañéis, nunca estarán en la defensa de lo público. Para eso estamos los socialistas o no está nadie”.

Franco ha avanzado que su partido quiere reformar el Estatuto de Autonomía “para garantizar derechos básicos”, pero ha puesto en duda los objetivos de Ciudadanos, “un partido recién llegado” que “ha cambiado la vieja caja azul por otra naranja”. El secretario de los socialistas madrileños ha insistido en que nadie conoce el modelo de Ciudadanos, que “cambia de parecer cada día”. Y ha añadido: “No podemos esperar nada de las derechas, pero tampoco de Podemos, que en su asalto al cielo se ha olvidado de que antes hay que arreglar los problemas de la tierra”. Pese a la dramática situación que ha dibujado en la región, Franco no ha hecho ninguna referencia a una posible moción de censura a Cristina Cifuentes. “La moción de censura tendrá lugar en 2019 desalojando al PP del poder”, ha insistido Franco tras el cónclave. Horas antes, el presidente del partido en Madrid, Manuel Robles, explicó que su propuesta del martes solo era “una reflexión personal” que hizo en la Ejecutiva regional, donde “ni siquiera se abrió el debate”.

Más información