Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de ultras irrumpe en el acto de ERC en la prisión de Estremera

“¿Dónde está el osito?”, han gritado los miembros del Hogar Social de Madrid

Los ultras de Hogar Social, al fondo, durante la intervención de Marta Rovira.

Una veintena de ultras del Hogar Social de Madrid ha intentado reventar el acto de campaña de Esquerra Republicana en las puertas de la prisión de Estremera, donde están recluidos los exconsejeros Oriol Junqueras y Joaquim Forn. A gritos de “¿Dónde está el osito? [en referencia al exvicepresident]” y “Puigdemont, a prisión”, los miembros del sindicato de ultraderecha han interrumpido las intervenciones de los candidatos republicanos Marta Rovira y Raül Romeva. “Por mucho insulto no van a hacer cambiar el diálogo y el respeto mutuo”, ha asegurado el extitular de Asuntos Exteriores de la Generalitat.

Varios candidatos de la lista de ERC, que encabeza Junqueras, se han trasladado a la prisión madrileña para dar apoyo al exvicepresident. El acto, rodeado de una gran atención mediática, no fue más que una atención a los periodistas en la puerta de la prisión. No había escenografías o símbolos de partido. A la comitiva, que había salido esta mañana de Barcelona, solo la esperaba en la planicie donde está la prisión un hombre con una gran bandera española que cantaba a gritos El Himno de la Alegría o Que Viva España.

“Venimos de forma pacífica y tranquila a recordarle a todo el mundo y a ellos que estamos a su lado”, ha dicho Romeva. “A la gente se le ha estado explicando que estas personas están en prisión por el riesgo de que generen tumultos y acciones violentas. Cualquier persona que les conozcan sabe que eso es falso. Su trayectoria avala su lucha pacífica”, ha tenido que gritar el exconsejero cuando en medio de su intervención ha llegado una veintena de miembros del Casal Social de Madrid, gritando “Cataluña es España”.

Varios agentes de la Guardia Civil se han interpuesto entre ambos grupos. Rovira y Romeva han tenido que hacer un esfuerzo para hacerse oír, entre el nerviosismo de sus asesores. Los ultras llevaban una gran pancarta que decía España no se rinde, y varias banderas españolas. “Ladrones, “Puigdemont, a prisión”, “No nos engañan, Cataluña es España” fueron algunas de las frases que gritaban a la comitiva republicana, que ha terminado por marchar de la puerta de la prisión. Rovira y la diputada en las Cortes Ester Capella han visitado a Junqueras, que ya ha ejercido su derecho al voto.

“Nuestro proyecto no es contra España ni contra nadie”, ha asegurado Romeva. Rovira, por su parte, ha insistido en la liberación de los dos exconsejeros y de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, líderes de las entidades soberanistas. “Junqueras está en la cárcel porque saben que es el mejor candidato para liderar la Cataluña del futuro, donde caben todas las ideas si se defienden democráticamente”, ha dicho la número dos del partido.

 A Estremera han acudido la presidenta del Parlament y candidata de ERC, Carme Forcadell; el diputado Joan Tardà, y otros miembros de la lista republicana como el exPSC Ernest Maragall, el activista Ruben Wagensberg o la atleta Núria Picas. La atención a los medios ha acabado en medio de los gritos de “Fuera” por parte de los ultras. Los candidatos se han subido rápidamente al autobús, Al fondo, el hombre con la bandera española, cantaba desgañitándose “Amigos para Siempre” de Los Manolos.

Más información