Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC se reivindica ante Puigdemont como partido libre de corrupción

Junqueras, en el acto central de ERC: “Somos los únicos que pararemos la infamia”

La corrupción de Convergència, el partido que permite que Junts per Catalunya tenga subvenciones electorales, es el botón rojo que ERC tiene sobre la mesa pero que, de momento, no quiere utilizar. Los republicanos siguen la consigna de Oriol Junqueras de no entrar en el cuerpo a cuerpo con otros independentistas. Pero ayer Esquerra insinuó que, si lo necesita, lo utilizará. “Somos el partido sin ningún caso de corrupción. Libre de deudas”, afirmó Marta Rovira.

Marta Rovira (i), se abraza a la presidenta del Parlament Carme Forcadell, en el mitin de ERC.

“Más de 80 años sin ningún caso de corrupción, ¿Queréis mejor garantía de Govern que ésa?”, insistió ayer la presidenta del Parlament y candidata republicana, Carme Forcadell, durante su intervención en el mitin central de campaña de ERC en Barcelona. No fue la única en mencionar el tema. Ante unas 3.000 personas, reunidas en la plaza del Centro Cultural del Born, el exconsejero de Justicia Carles Mundó ahondó en esa idea, apelando a la larga historia de Esquerra sin un solo caso de corrupción. Eso sí, sin mencionar a Junts per Catalunya.

En un artículo publicado en el diario Ara, tras ser enviado a prisión preventiva por decisión de la Audiencia Nacional, el líder de ERC, Oriol Junqueras, pidió a sus copartidarios no entrar en polémicas sobre cómo debería concurrir el independentismo a las elecciones. Desde entonces, el fair-play en el bloque independentista tiene sus altibajos. Dentro de las filas republicanas se aguantan la rabia por algunas declaraciones de Puigdemont, como plantear el 21-D como una disyuntiva entre el expresident o Mariano Rajoy. En Junts per Catalunya critican que ERC no accediera a repetir la coalición Junts pel Sí y lamentan que el discurso de la legitimidad del exGovern no se plasme en aceptar investir a Puigdemont.

MÁS INFORMACIÓN

ERC no ha mencionado durante esta campaña casos abiertos de corrupción que involucran a la extinta Convergència como el del 3% o el de las ITV. De hecho, los republicanos han mostrado poco los dientes. La veda la abrió Mundó, al poner en duda las posibilidades del expresident en Bruselas de ser investido. “Que Puigdemont pueda volver a Cataluña para ejercer su cargo es poco más que un deseo”, aseguró. El resto son arañazos: que el expresident puede hacer campaña al menos vía plasma y a Junqueras la justicia no se lo permite, que si ERC gana las elecciones tiene la legitimidad para formar Govern...

Más allá de pregonar la limpieza de su historial, Esquerra siempre dedica parte de sus mítines a recordar la corrupción del PP, “el partido más corrupto de Europa”, según ha dicho en varias ocasiones Rovira. Algo similar ocurre en la lista del president, donde esa lacra sólo aparece en el ojo ajeno del PSOE y el PP. Nada de la herencia que Convergència le dejó al PDeCAT. Pese a todo, ERC fue muy enfática ayer en la cuestión de ser la única candidatura sin problemas de corrupción y sin ataduras. “Estamos libres de cualquier presión e interés. Sin ningún caso de corrupción. Libre de deudas, bancos, intereses. A nosotros nadie nos puede decir qué merece este país”, dijo Rovira. El botón rojo, está, pues, a mano. Y, en cualquier momento, si se quiere, puede ser accionado.

Carta de Junqueras

El momento culmen del acto en El Born fue la lectura de la carta de Junqueras, que también envió un mensaje de audio. Pese a todo, la voz del líder fue recibida con tibieza por un público con prendas amarillas. En los mítines de ERC las esteladas y los gritos de “independencia” —reemplazados ahora por los de “libertad”— son casi inexistentes. “Somos los que respetamos a los otros, los que defendemos la democracia y actuamos pacíficamente. Somos nosotros los que pararemos la infamia, los que no dejaremos que pase la apisonadora. Los que plantaremos cara a todo intento de destruir la convivencia”, dice la carta.

“Esto va de que gane ERC o de que gane Ciudadanos, tenemos que decidir entre avanzar o quedar sometidos a lo que ellos decidan”, dijo Rovira. También participaron por vídeo los exconsejeros que están en Bruselas, Toni Comín y Meritxell Serret. “Ganar es una victoria con España, no contra ella. Cataluña será la palanca que les ayudará a hacer la transición que aún tiene pendiente”, dijo Comín.

Más información