Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿A qué huelen los juguetes?

CentroCentro se convierte en la mayor ludoteca de Madrid y ofrece 900 muñecos, robots o tabletas de los últimos 50 años e invita a pasar tiempo jugando con ellos

Una niña junto a dos de los robots mostrados en 'Me gusta jugar'.
Una niña junto a dos de los robots mostrados en 'Me gusta jugar'.

“Vainilla”, “bebé”, “floral”. Tres etiquetas identifican otros tantos botes transparentes en una estantería del palacio de Cibeles. En su interior, esencias de estos tres aromas, que cuando los hueles te recuerdan a algo. “Son las esencias de los juguetes; algunos de los olores clásicos que se han utilizado para perfumar muñecos de toda la vida”, desvela José Antonio Pastor, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ). Esta organización ha convertido la Galería de Cristal de CentroCentro (entrada por Montalbán, 1) en un gran espacio de juego, donde aparecen playmobils, piezas de Lego, masa de plastilina, robots o drones. También, películas del Super Cinexin, de los años setenta; muñecas de los años cincuenta o ejemplares de juegos como Misterio o Magia Borrás.

“Es la ludoteca más grande de Madrid”, dice Pastor, que es nieto y bisnieto de jugueteros, sobre la muestra Me Gusta Jugar (hasta el sábado; entrada gratis). En ella se reúnen más de 900 juguetes emblemáticos del último medio siglo. “Queríamos hacer algo especial para conmemorar el aniversario de la asociación. Exposiciones de juguetes se hacen muchas, pero en ellas no se pueden tocar. Nosotros hacemos juguetes para que los niños —y la gente en general— jueguen. Por ello queríamos que el público pudiese venir y disfrutase con piezas actuales, antiguas e incluso con algunas del futuro”, añade Pastor a la vez que señala a Peeper, conocido robot de protocolo de color blanco, que hace las delicias de un grupo de niños bailando con ellos.

“¿Saben si hay algún ejemplar de Mi bebé querido?”, pregunta Paloma, de 58 años. Ha acudido con su hijo, de 38, y busca ese muñeco con el que compartió parte de su infancia. “Los juguetes son objetos que marcan a las personas. Son de los pocos productos que recordamos toda la vida”, dice Gabriel Songel, comisario de la exposición y catedrático de diseño de la Universidad Politécnica de Valencia. “Representan a la sociedad de cada época y una realidad llevada a la escala de los niños y las niñas”, añade el experto. Considera que aunque cambien las tecnologías y las sociedades, los valores del juego perduran: “Pretendemos transmitir la importancia del tiempo que dedicamos a jugar. Por eso en la exposición invitamos a jugar”, añade el comisario. Para ello, y aunque las entradas son gratuitas, hay que realizar una reserva previa en Ticketea (www.ticketea.com) “para evitar aglomeraciones y que el público pueda disfrutar de los juguetes”.

¿Jugamos lo suficiente en España? “Pues... más que en muchos países y menos que en otros”, responde ambiguamente el presidente de AEFJ. En España se adquieren de media nueve juguetes por niño al año, lejos de los 40 de Reino Unido. Además, en estas fechas, concretamente este mes, se venden el 50% de los juguetes que se comercializan en todo el año: “La semana de Reyes concentra el 15% de las ventas. Si casi todos los juguetes se dan la misma noche, se produce cierta saturación”, añade Pastor, que reivindica la calidad frente a la cantidad: “Lo importante es el tiempo que dedicamos al juego”.

Además de la supuesta falta de minutos para jugar, los móviles y las tabletas también convulsionan el sector, que el año pasado aumentó sus ventas un 6% (la exportación creció un 17%). “Los dispositivos quitan tiempo a otros juegos. Pero la parte buena es que los jugueteros están obligados a innovar, a adaptarse a los niños de ahora”, apunta Pastor. Pone como ejemplo algunos juegos de mesa, a los que se puede jugar con el móvil y que permiten modular la dificultad en función de la edad del jugador o la posibilidad de jugar una partida simultánea con participantes en Madrid, Berlín y Londres.

“El juego y los niños son muy importantes para el Ayuntamiento, porque ellos son el futuro de la ciudad”, dijo la alcaldesa, Manuela Carmena, ayer en la inauguración de Me gusta jugar. Hizo énfasis en la necesidad de luchar contra los juguetes sexistas —el Consistorio ha lanzado una campaña al respecto en cines, redes sociales y centros comerciales— y en la importancia del juego: “El juego es un aprendizaje vital. Debe ser lo más variado posible, porque nos enriquece como personas”.

Un paraíso para los niños

El motivo. La AEFJ (Asociación Española de Fabricantes de Juguetes) cumple medio siglo y lo celebra con la muestra Me gusta jugar, en CentroCentro.

Los juguetes. En la exhibición, abierta hasta mañana, se pueden ver más de 900 juguetes del presente, del pasado e incluso algunos del futuro. Con la mayor parte de los juguetes, excepto los objetos de colección, se puede interaccionar.

Las entradas. Son gratuitas, pero para evitar aglomeraciones y dejar tiempo para que los asistentes jueguen, hay que reservar en la web de Ticketea, que reparte al público en tramos horarios (desde las 9.00 hasta las 21.00).