Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid acatará el control de Hacienda pero lo recurrirá

Manuela Carmena mantiene las discrepancias con Hacienda y dice confiar en su delegado de Economía

Manuela Carmena durante los actos en honor a la Virgen de La Almudena.
Manuela Carmena durante los actos en honor a la Virgen de La Almudena.

El Ayuntamiento de Madrid "discrepa" del Ministerio de Hacienda sobre la regla de gasto pero acatará todos sus requerimientos para cumplir con la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Así lo afirmó este jueves la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, quien avanzó que el Consistorio presentará sendos recursos ante la resolución ministerial que fija una "tutela" semanal sobre sus operaciones. Hacienda también le obliga a presentar un plan presupuestario con un ajuste de 238 millones de euros este año para cumplir con la regla de gasto.

"Vamos a presentar los recursos, pero como no podía ser menos daremos cumplimiento a lo que nos han pedido", apuntó este jueves Carmena en sus primeras declaraciones tras recibir el lunes la resolución sobre la "tutela" semanal de las cuentas municipales por parte de Hacienda. El Consistorio cumplirá, pero lo hará a regañadientes. Retendrá otros 238 millones sobre un presupuesto total de gasto de 4.500 millones en 2017. No obstante, interpondrá sendos recursos para tratar de revertir la decisión del ministerio.

La alcaldesa tachó de "situación absurda" que los Ayuntamientos tengan que "retener dinero para nada". El Consistorio madrileño goza de un superávit de 1.000 millones y amortiza deuda a un ritmo récord. Lo hace para cumplir con la aplicación de la ley de estabilidad, que establece rígidos corsés presupuestarios para todas las Administraciones Públicas. Entre ellos les obliga a ahorrar en tiempos de bonanza para devolver la deuda acumulada en tiempos de crisis. Es lo que pretende la regla de gasto, un principio incluido en esta norma que impide aumentar el gasto público por encima del crecimiento promedio de la economía.

Mesa técnica

Este jueves, Carmena dijo que había propuesto a Hacienda celebrar una mesa técnica para debatir el cálculo de la regla de gasto; pero que nadie le contestó: "Deberíamos haber insistido", asumió. La regidora insiste en que Montoro modificó el cálculo de la regla de gasto este año. Carmena lamentó que Hacienda sea más dura con la capital que con otros Ayuntamientos que también incumplen la ley de estabilidad.

Por su parte, Hacienda recuerda que el Consistorio "no ha reconducido su senda de gasto" a pesar de los insistentes requerimientos y que es la única administración que se niega a cumplir la citada ley. Por ello, obliga al Consistorio a informar semanalmente de todas "las medidas adoptadas o a adoptar para reconducir su senda al límite legal".

Los 238 millones que Madrid ajustará es una cifra considerable respecto al capítulo de inversiones previstas (500 millones). El PSOE, socio de investidura de Carmena, critica la decisión de Montoro. El PP y Ciudadanos, en cambio, dirigen sus críticas contra el edil de Economía, Carlos Sánchez Mato, al que acusan de alentar el enfrentamiento para desviar la atención de una gestión ineficaz.

Fuentes municipales admitieron a este diario que en los meses anteriores a la presentación del último plan de ajustes, Sánchez Mato perdió tiempo y mantuvo un pulso político que dificultó las relaciones con Hacienda, minando la credibilidad del gobierno de Ahora Madrid. Carmena explicó que la próxima semana se constituirá una comisión municipal para debatir con la oposición el tema de la intervención de Hacienda. En ella también estará el delegado de Economía: "Sánchez Mato está en la comisión y existe la confianza en todos sus miembros", comentó la alcaldesa.

Más información