Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

40 años del ‘Piramidón’

El hospital Universitario Ramón y Cajal conmemora su aniversario con una exposición y dos semanas de eventos

Uno de los quirófanos del hospital Ramón y Cajal, el pasado viernes. Ampliar foto
Uno de los quirófanos del hospital Ramón y Cajal, el pasado viernes.

El Hospital Universitario Ramón y Cajal nació el 18 de octubre de 1977 bajo una tormenta de críticas debido a su ubicación, entre una carretera y una vía de tren; su coste (alrededor de 10.000 millones de pesetas, unos 60 millones de euros) y sus dimensiones (249.706 metros cuadrados). Hoy el centro alberga a más de 5.600 profesionales que atienden al 9% de la región y ocupa la sexta posición del Monitor de Reputación Sanitaria (MRS). El Piramidón, como fue apodado por su pretensión de alcanzar la cúspide de la asistencia sanitaria, celebra su 40º aniversario con una exposición sobre su historia y dos semanas de eventos conmemorativos.

"Es el hospital más criticado de la historia de España", reflexiona Joaquín Ortuño, primer director del centro. "Se dijo que era un despilfarro, pero por metro cuadrado resultó más barato que la residencia sanitaria de Soria", explica. Una año antes de su inauguración, el Colegio Oficial de Médicos de Madrid lo calificó como "un grave error de dificilísima, por no decir imposible solución", debido a su concepción exclusivamente quirúrgica. En esa época se produjo "el milagro hospitalario" con la apertura de decenas de hospitales. "Es la conquista más importante de la segunda mitad del siglo XX después de la democracia", asegura Ortuño.

Los impulsores del Ramón y Cajal (carretera de Colmenar Viejo, kilómetros 9,1) fueron cinco prestigiosos cirujanos entre los que se encontraba Cristóbal Martínez-Bordiú, marqués de Villaverde y yerno del dictador Franco. Cuando se inauguró contaba con 1.400 camas y 2.592 trabajadores. El hospital, que debe su nombre al Nobel de medicina navarro, sufrió un clima político que dificultó mucho su puesta en marcha y su reconversión para ofrecer una asistencia sanitaria integral. "La gente que aspiraba a ser protagonista de la vida política y sindical utilizó la sanidad como trampolín, con huelgas y asambleas constantes", recuerda el exdirector del centro.

Presupuesto anual

Con una presupuesto anual que supera los 340 millones, el Ramón y Cajal realiza un millón de consultas, 15.000 urgencias y más de 30.000 operaciones cada año. Agustín Utrilla, cirujano vascular y director médico del centro, se incorporó al Piramidón, en 1983. "De guardia llegábamos a operar 20 horas seguidas. Cuando llegué, ya era un modelo obsoleto", cuenta. "¿Qué es lo que quiero para nosotros? Operar casos complejos, por prestigio y porque tenemos los equipos necesarios", señala.

"Hemos modernizado una gran parte del hospital, pero nos queda terminarlo", explica Utrilla. Como objetivos tienen pendiente "humanizar la atención de los pacientes, estancias más cortas y de excelencia, mejor accesibilidad... No solo que la asistencia médica sea de excelencia, sino que el trato sea mejor. La reducción de camas también es un objetivo. Al inicio, la estancia media eran 14 días y ahora son 7", concluye.

De la Pasionaria a Carmena

Una de las peculiaridades del Ramón y Cajal es que es referencia del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, del Senado y del Congreso de los Diputados. La presidente del PCE, Dolores Ibárruri, la Pasionaria, murió allí con 93 años en 1989.

"Por aquí pasan políticos con mucha frecuencia", explica el director médico, Agustín Utrilla. "Recuerdo con cariño la estancia de la alcaldesa Manuela Carmena hace un año, que entró por urgencias como el resto de pacientes y pasó una noche aquí", señala.

Entre los retos que afronta el hospital, Belén de la Hoz, adjunta a la Gerencia en Gestión del Conocimiento, cree que la informatización y digitalización de las historias clínicas ["previstas para 2018"] son una de los siguientes pasos para la modernización. De la Hoz reivindica que cuentan con 14 unidades para patologías complejas (Centros, Servicios y Unidades de Referencia) de las 70 que hay referenciadas, con enfermedades como la ataxia o el tumor renal. Por último, pone en valor la capacidad de atraer a residentes: "En 2017, de los 100 primeros de España tuvimos 14 y en el último lustro no hemos bajado del segundo lugar entre los residentes que más nos escogen".

El Piramidón brilla también por su capacidad investigadora: en 2016 aportaron una producción científica de 769 publicaciones, donde el conjunto de departamentos de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas aportaron el mayor porcentaje. "La medicina que viene va a ser personalizada. Aunque tu enfermedad sea la misma no será tratada igual que a otro paciente", afirma Utrilla.

Entre los grandes avances de este año destaca un nuevo angiógrafo en la unidad del Hemodinámica, único en Europa por sus características técnicas para realizar cateterismos cardiacos. Enrique Ruiz, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, señala que los objetivos del Ramón y Cajal son la reforma de infraestructuras o la incorporación de nuevas tecnologías. Para el año que viene tienen previstas la instalación de una nueva UVI Médica o la reforma del servicio de Psiquiatría.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram