Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planeta aboga por reformar la Constitución para solucionar el conflicto catalán

"La decisión, hoy, es la de seguir celebrando el premio en Barcelona y mantener las actividades en Madrid y Barcelona exactamente igual", asegura el presidente del grupo, Josep Creuheras

Premio Planeta 2017
Creuheras, al centro, en la presentación del Premio Planeta este sábado.

El presidente del grupo Planeta, José Creuheras, ha abogado este sábado por la reforma de la Constitución como salida al conflicto de Cataluña. "Hoy creo que hay un acuerdo sobre la posible creación de una comisión que pueda revisar la Constitución, y eso abre una vía al diálogo. Apelo a los políticos a que sigan esa vía, que hace unos meses era impensable. Creo que es un camino que se debe explorar y nos puede llevar a la solución del conflicto", ha afirmado Creuheras en la presentación del 66º Premio Planeta, que se celebra el domingo en Barcelona. La compañía trasladó hace dos días la sede social y fiscal a Madrid, después de que el presidente la Generalitat declarara la independencia en el Parlament para inmediatamente después suspenderla. 

Creuheras ha afirmado que la "decisión" de llevarse la sede a Madrid ha sido "dolorosa porque nos sentimos parte de Cataluña, España y Europa" y la ha justificado en la necesidad de la compañía de contar con "marcos estables, jurídicos y económicos, y reglas claras". "Por eso, para preservar los accionistas, colaboradores, autores, y el proyecto empresarial, ante la inseguridad jurídica hemos decidido trasladar el domicilio social", ha añadido Creuheras, quien ha recordado que Planeta puso "un granito de arena" para que Barcelona sea "considerada capital mundial de la edición en lengua española".

Creuheras ha hecho esa "breve referencia" a la situación política en la rueda de prensa de presentación del Premio, que se otorgará mañana en Barcelona, una ceremonia que el año pasado estuvo presidida por el Rey y Puigdemont, máxima representación que este año, en un claro reflejo de la tensión política, recaerá en unos escalafones protocolarios inferiores: la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y los consejeros de la Generalitat de Empresa y Conocimiento, Santi Vila, y Cultura, Lluís Puig. Creuheras también se ha ratificado en que, a pesar de que “el centro de decisión se ha trasladado a Madrid”, las sedes de trabajo "seguirán donde están ahora" para "ayudar a los colaboradores". En esa linea, hizo especial hincapié en la situación de los trabajadores editoriales de los sellos en castellano del grupo en Barcelona como en los de catalán, la decena larga de títulos bajo el paraguas de Grup 62: "La actividad en Madrid y Barcelona será exactamente igual".

El presidente del séptimo grupo editorial mundial ha pedido, además, encauzar el conflicto a través del diálogo y con respeto a la ley en la comisión de reforma de la Constitución. Sin embargo, tras asegurar que "no contemplo ningún escenario extremista", también dejó entrever que un retorno de la sede social y fiscal a Barcelona de calmarse la situación no parece contemplarse a corto plazo: "Hoy por hoy es una decisión definitiva, pero podemos contemplar otras posibilidiades". 

El galardón seguirá en Barcelona

Ante sin duda una de las ruedas de prensa previas más multitudinarias de la historia del galardón, con más de 200 periodistas, Creuheras también ha sostenido que, pese al cambio de sede, el premio seguirá entregándose en la capital catalana. "Nuestra intención es seguir celebrándolo en Barcelona, aunque también hace seis meses no hubiera dicho que cambiaríamos la sede", ha asegurado el presidente de Planeta. "Los tres primeros años se concedió en Madrid y luego se trasladó a Barcelona y nuestra intención es que ahí siga".

El ruido generado por el traslado de la sede de Planeta se produce, paradójicamente, cuando el galardón ha batido este año su récord de participación, con 634 novelas presentadas, y sigue sosteniendo un éxito de ventas notable a lo largo de su historia, 42,5 millones de ejemplares desde que se fallara por vez primera en 1952, lo que se traduce en que hoy haya de media casi tres premios Planeta en cada hogar español.

En lo que empieza a convertirse en otra tradición de la cita previa ala velada del fallo del premio, el director general de la División de Libros del grupo, Jesús Badenes, lanzó una fotografía del momento del sector, haciendo hincapié en la globalización de contenidos, pero también en el que, por vez primera, también lo está siendo el sector de la venta  de libros. "Antes, cadenas de librerías como Barnes & Noble podían ser gigantescas pero no salían de sus mercados; hoy, Amazon, Google o Apple son retailers también globales". En esa linea, recordó que el libro físico en papel aguanta (80%  frente al 20% del digital en EEUU; en España los ebooks significan un 6%) y que el 30% de la facturación del sector en en Estado se genera en las librerías independientes, mientras que en EEUU esa cifra apenas alcanza el 10%.

Caída de ventas en Cataluña

Creuheras, sin embargo, matizó la instantánea con cifras inquietantes entresacadas del propio grupo: en las librerías de La Casa del Libro, la afluencia habría caído a la mitad desde septiembre, mientras que las ventas habrían descendido un preocupante 25%. Ello le hizo ser precabido sobre las previsiones económicas del grupo para este año. La corporación el año pasado incrementó su negocio y cerró el año con una facturación de 3.220 millones de euros y un resultado operativo antes de impuestos de 370 millones de euros. Para este ejercicio, sin embargo, Creuheras ha preferido no hacer previsiones. El presidente del grupo ha sostenido que hasta septiembre el negocio crecía. A partir de entonces, sin embargo, empezó caída de las ventas que la compañía atribuye al contexto político y social de Cataluña. La crisis, según Creuheras, no afecta solo al mundo editorial, pero sí a esta comunidad por encima del resto de España, donde se observa "cierto parón" pero con "menor descenso" de ventas.

El grueso del negocio del grupo aún proviene de la actividad editorial, que aporta casi un 54% de los ingresos, mientras que “entre el 43% y el 44%” llega de medios de comunicación, como La Sexta y La Razón. Sin embargo, una de las áreas a las que dedican más energía la constituyen las escuelas de negocios. La formación apenas supone el 5% de la facturación, pero Planeta sigue apostando por ella tras abrir dos escuelas de negocios en Rabat (Marruecos) y un centro de formación profesional y universitaria en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Crehueras ha descartado que, a corto plazo, el grupo entre en nuevos mercados, después de que en 2016 lo hiciera en el italiano con el sello DeA Planeta Libri.

Más información