Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los separatistas rompen con el PSC en una decena de Ayuntamientos

CiU de Mataró abandona este jueves el gobierno y prepara una moción de censura contra los socialistas

Sentados, los cinco concejales de CiU en Mataró.
Sentados, los cinco concejales de CiU en Mataró.

El proceso independentista está debilitando el PSC a nivel municipal. El PDeCAT y ERC han roto ya pactos de gobierno que mantenían con el PSC en una decena de municipios. El más importante hasta ahora es Mataró (125.000 habitantes), donde ayer CiU —aquí los nacionalistas mantienen las antiguas siglas— anunció que abandonaba el gobierno municipal que presiden los socialistas. Además pesa la amenaza de una moción de censura contra el PSC por su rechazo a ceder locales para el referéndum del pasado 1 de octubre y por no condenar las cargas policiales del pasado domingo.

Mataró no es un caso aislado. Después de las cargas policiales se han roto pactos en Blanes (Girona) y Palau-Solità i Plegamans (Barcelona). Pero anteriormente, a raíz de la decisión de muchos alcaldes socialistas de no colaborar con el referéndum, se produjo el mismo divorcio en otros municipios de Barcelona como Esplugues del Llobregat, Tiana, Mollet del Vallès y Pineda de Mar. Precisamente el alcalde de este último, Xavier Amor, que también es secretario de política municipal adjunto del PSC, lamenta que la tensión política actual se esté trasladando a los consistorios. “Los Ayuntamientos son una institución que se debería preservar porque es la más cercana a los ciudadanos y la que resuelve sus problemas”.

El grupo de CiU en Mataró anunció este jueves que rompía su pacto con el PSC por “la nula reacción del grupo socialista y de su alcalde”, David Bote, ante las cargas policiales del pasado domingo y por su rechazo al referéndum. De hecho, Mataró fue uno de los municipios que protagonizó concentraciones de los defensores de la consulta en contra la posición del alcalde y pidiendo su dimisión.

El PSC se queda así en minoría en el gobierno de la ciudad con solo seis concejales de los 27 del pleno y podría perder la alcaldía ya que los nacionalistas han iniciado una ronda de contactos con partidos soberanistas y de izquierda para presentar una moción de censura. El PSC admite que su alcaldía en Mataró peligra, así como la de Blanes.

En Palau-Solità i Plegamans PDeCAT-Demòcrates anunció también este jueves que abandonaba el ejecutivo municipal, que compartía con PSC y Ganemos, por las “evidentes discrepancias ideológicas insuperables” con el PSC. La salida de los tres concejales nacionalistas deja al gobierno local en minoría.