Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona no gestionará ofertas de empleo por menos de mil euros

La empresa municipal de formación e intermediación laboral fija nuevos criterios para las empresas

Una joven abandona la sede de Barcelona activa
Una joven abandona la sede de Barcelona activa

Barcelona Activa, la empresa del Ayuntamiento de Barcelona que, entre otras tareas, se encarga de hacer formación ocupacional y ayudar en la búsqueda y gestión de ofertas de empleo, cambia sus criterios con el objetivo de mejorar la calidad de los puestos de trabajo en la ciudad. Por ello, cuando actúe de intermediaria entre las empresas de la ciudad y las personas que buscan trabajo, no gestionará ofertas con salarios inferiores a 1.000 euros ni contratos inferiores a seis meses. La empresa municipal ya está incorporando estos criterios y en sus licitaciones también exige a las empresas que paguen, al menos, esa cantidad.

“Es una medida ejemplar dentro de la estrategia de empleo de Barcelona”, subrayó ayer el teniente de empresa de Economía y portavoz del Gobierno, Gerardo Pisarello. El número dos de la alcaldesa, Ada Colau, defendió, vinculando sus palabras a la actualidad política, que “cuando se trata de defender los derechos, la democracia va también de derechos sociales”. En este sentido, recordó que en Barcelona el 32% de los trabajadores perciben salarios de mil euros mensuales como máximo, mientras que los jóvenes, que son el 64%, perciben una cantidad inferior.

“Es una barbaridad, una tragedia social”, denunció el primer teniente de alcalde, que defendió que desde las competencias municipales “sí se pueden hacer cosas, emplear herramientas municipales para fomentar el empleo de calidad”. Pisarello añadió que "no puede haber nadie que gane menos de mil euros", un hecho, dijo, "inaceptable”. El número 2 de Colau explicó que el Consistorio quieren proyectar que todas las empresas son bienvenidas a Barcelona, "siempre que paguen salarios dignos”.

La directora general de Barcelona Activa, Sara Berbel, defendió un protocolo que tachó de “inédito”: “Recoge criterios básicos en la intermediación con las empresas para que las personas que forman parte de nuestra bolsa puedan acceder a empleos dignos y de calidad”. Los nuevos criterios fijan una duración mínima de los contratos en seis meses (salvo que sean de formación, prácticas o para cubrir bajas médicas); y un salario bruto mensual mínimo de 1.088 euros al mes (13.072 euros brutos anuales). Además, en esta tarea de intermediación, Barcelona Activa solo gestionará ofertas con empresas finalistas y no con aquellas de trabajo temporal. Tampoco aceptará cubrir vacantes que vulneren los derechos civiles, esto es, que discriminen.

El año pasado, explicó Berbel, Barcelona Activa intermedió en mil empleos, 300 más que el año anterior en empresas pequeñas y medianas. La directora general apuntó que las nuevas condiciones ya se cumplen en el 80% de empleos que gestiona la empresa pública. "En el 20% no se cumplen", dijo, y detalló que los sectores con los salarios más bajos son el comercio, el turismo y los servicios a las personas. Sin embargo, el sector de Tecnologías de la Información ofrece los sueldos más elevados.

Los sindicatos UGT y CC OO, presentes en la presentación de los nuevos criterios, aplaudieron las exigencias municipales. Juan José Casado, de UGT, recordó que mientras crecen los salarios de los directivos y el PIB, el 5,4% de los sueldos actuales son inferiores a los de 2009. “El modelo basado en rebajar costes laborales está agotado”, afirmó.

Por su parte, Vicens Tarrats, de CC OO, valoró “la capacidad de un ayuntamiento, sin competencias en materia laboral, para marcar tendencia”. El portavoz sindical aseguró que “tendrá impacto en las personas que podrán trabajar en mejores condiciones” y aseguró que la medida supone un avance “hacia un salario mínimo de ciudad”. Esta es una idea que viene del mandato pasado, impulsada por el ex alcalde de la antigua Convergència, Xavier Trías, que incluso logró cierto compromiso por parte de las patronales, pero que en el fondo sigue dependiendo de los empresarios.

Más información