Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelve la feliz emigración al sur de los ‘birdwatchers’

La 4ª edición del festival ornitológico del Delta del Ebro se celebra del 22 al 24

Una 'birder' de la pasada edición parece otear ya el nuevo festival.
Una 'birder' de la pasada edición parece otear ya el nuevo festival.

Se acerca la hora de emigrar al Delta del Ebro. Todo birdwatcher (observador de aves) que se precie, experto o principiante, profesional o amateur ha de empezar a calentar motores (plumas) para despegar hacia el Delta Birding Festival (DBF), el festival de ornitología más importante de la Europa meridional, que llega a su cuarta edición sin parar de crecer y que se desarrollará del 22 al 24 (viernes a domingo) de este mes en el recinto MónNatura Delta, en la carretera del Poblenou a las Salines, junto a la laguna de la Tancada, rica en flamencos. La entrada para los tres días cuesta 8 euros (6 anticipada) y para los menores de 14 años es gratuita.

De nuevo el festival, organizado por la tienda de naturalismo Oryx, el instituto Catalán de Ornitología (ICO) y la Fundación Catalunya La Pedrera (propietaria de MónNatura) coincide con la emigración otoñal de las aves, lo que garantiza interesantes avistamientos en el área del Delta del Ebro. De hecho los organizadores señalan que se pueden ver —si te pones en serio a ello— 170 especies distintas de aves estos tres días, entre ellas algunas rarezas.

Más de un centenar de actividades, incluidas conferencias de grandes especialistas, cursos, talleres, exposiciones, concursos, proyecciones, firmas de libros y salidas guiadas de observación (que se pagan aparte) componen el abultado y estimulante programa del festival, con buenas propuestas para el público familiar, que cuenta además con una feria comercial de productos para los aficionados a los pájaros y a la naturaleza en general con libros, óptica, arte, casas nido, comederos y muchas cosas más.

Entre los conferenciantes, Arjan Dwarshuis, que rompió en 2016 el récord del Big Year (el famoso campeonato de observación de aves durante un año) con ¡6.852 especies avistadas!

Entre los atractivos de esta nueva edición, que espera superar los 2.000 visitantes de la pasada, figuran las salidas nocturnas (para ver aves) además de las fluviales y marítimas, el pase "a la fresca" de Hermanos del viento, y la presencia de expertos como la naturalista Jennifer Ackerman, autora de El ingenio de los pájaros (Ariel); de Arjan Dwarshuis, que rompió en 2016 el récord del Big Year (el famoso campeonato de observación de aves durante un año) con ¡6.852 especies avistadas!; del gran divulgador Stephen Moss, autor de Everything you wanted to know about birds… but were afraid to ask, o del ornitólogo y conservacionista británico Nigel Collar (Facing extintion y Birds and people), un especialista con indudable sentido del humor capaz de titular una de sus conferencias Inglorious Bustards (“malditas avutardas”).

Entre los destacados ornitólogos de casa, José Luis Copete, que en su charla relacionará la disminución del escribano hortelano con la gastronomía francesa.

Respecto a la calidad de los principales invitados del DBF, ayer en la presentación del festival, Abel Julien, del área de difusión del ICO, apuntó en un arrebato birder que por ejemplo el sueco Lars Svensson, presente el año pasado, “es el equivalente ornitológico de Messi”. Ahí queda.

Julien, que afirmo que está garantizada esta edición el águila pescadora, recalcó que observar aves es una actividad muy abierta y que en el ICO tienen socios de todo tipo, médicos, parados, bomberos... e incluso un crupier.

Observadores de pájaros en la pasada edición del festival
Observadores de pájaros en la pasada edición del festival

La presentación del festival contó con la presencia del consejero de Territorio y Sostenibilidad Josep Rull, y es sin duda destacable (y dice mucho de la importancia que ha adquirido la convocatoria) que con la que está cayendo un miembro del Gobierno de Carles Puigdemont encuentre un rato para hablar de pájaros, criaturas además que no saben de fronteras. En realidad lo que hizo sobre todo Rull fue hablar de país, destacando la gran oportunidad que supone para Cataluña una iniciativa como el DBF, “un altísimo ejercicio de civilidad”, y loando la biodiversidad del territorio.

Destacó, eso sí, el consejero las 443 especies citadas en Cataluña y que alguien que atraviese de punta a punta el país puede en un solo día ver 200 de ellas.

Miguel Rafa, de la fundación Catalunya La Pedrera, subrayó por su parte la oportunidad que significa el festival para aumentar y diversificar el turismo del Delta del Ebro, “un territorio de gran belleza y riqueza natural”. El DBF, dijo, es el pal de paller de un incipiente turismo de naturaleza que alarga la temporada y ayuda a desarrollar una nueva economía en la zona.

El presidente del ICO, Jordi Baucells, destacó el millón de datos de aves de Cataluña recogidos por los socios, y subrayó el papel de divulgación de la ciencia a través de la ornitología que tiene el festival. Recordó una época, afortunadamente superada, en la que en el Delta te consideraban una amenaza si sacabas unos prismáticos. Ahora en cambio, dijo, hay una gran sintonía con la gente del lugar, “uno de los mejores de Europa para ver aves”.

Por su parte, Frances Kirchner, propietario de Oryx y alma mater del festival, señaló la oportunidad de la cita -concebida a imagen del británico Birdfair de Egleton (su fundador estará este año)-, para ver las novedades del sector y gozar plenamente de una hermosa afición.

Parafraseando a Emily Dickinson: si puedes disfrutar con un petirrojo, no habrás vivido en vano.