Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos alertan de las dificultades técnicas del tranvía

La FAVB anuncia una campaña metropolitana a favor de la unión por la Diagonal

Imagen de como será la conexión por la Diagonal
Imagen de como será la conexión por la Diagonal

La comisión de estudio de la unión del tranvía por la Diagonal arrancó ayer en el Ayuntamiento de Barcelona con un plato fuerte: la comparecencia de dos antiguos arquitectos jefe del consistorio, Josep Antoni Acebillo y Oriol Clos. De sus intervenciones se desprendió que el proyecto no es la panacea y alertaron de que tiene dificultades técnicas.

Acebillo, propuesto por el PDeCAT, que se opone frontalmente al proyecto, cree que técnicamente el tranvía “no es compatible” con la Diagonal y como otras veces rechazó como otras veces un proyecto que considera anticuado: “Lo industrial está superado” dijo y recordó que en su día planteó unir los tranvías con un túnel. Clos alertó de que más que tranvía sí o no, hay que mirar la Diagonal en conjunto, como calle central de la ciudad. Afirmó que unir los dos tramos existentes encajaría en una remodelación, pero advirtió de la complejidad técnica.

Por su parte, en nombre de la FAVB, la federación de asociaciones de vecinos compareció Joan Maria Soler, que se mostró indignado por la politización y el retraso del proyecto y anunció una campaña metropolitana a favor de la unión de los tramos del Llobregat y el Besòs.

Dedicado en los últimos años a la docencia y la planificación en Suiza, Acebillo, que no pierde ocasión para presumir de los encargos internacionales que ha realizado, cree que “no es el momento del proyecto del tranvía”, porque antes hay que definir el entorno urbano, “el sistema”. El ex arquitecto jefe rechazó además de plano uno de los grandes argumentos del equipo de la alcaldesa Ada Colau, para defender la unión, como es la reducción de la contaminación: “Me parece obsceno relacionar el tranvía con la salud y la electrificación. Si quieren mejorar la salud, mejoren el sistema hospitalario”, espetó.

En la comisión participaron la teniente de alcalde de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, Janet Sanz y el director de Modelo Urbano, Ton Salvadó. Ambos se habían referido a la salud y a su apuesta para lograr que el espacio público para uso ciudadano aumente hasta el 70% y los coches dispongan solo del 30%. Ahora la proporción es 50%-50%.

Clos compareció a propuesta del PSC y defendió la necesidad de tratar la Diagonal como una pieza clave en el sistema del Eixample. “tiene una dimensión política, es un lugar de símbolos colectivos”, afirmó y apostó por “replantearla” y “recuperar la fuerza” de una calle que afirmó que es “cada día más sucia, triste y asfáltica”. En este sentido, afirmó que el tranvía “es compatible”, como lo serían autobuses eléctricos. Pero advirtió de dificultades técnicas: porque las secciones de los distintos tramos son distintas o por el desnivel que tiene: “Atención a la lógica ingenieril”, dijo. También apostó por mantener los espacios de paseo y rechazó poner césped entre las vías.

Más información