Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Paloma Sobrini | Directora general de Patrimonio de la Comunidad de Madrid

“Si Madrid no actualiza sus bienes protegidos podemos tener disgustos”

La directora de Patrimonio propone ofrecer ayudas fiscales a los bienes declarados de interés cultural

Paloma Sobrini durante la entrevista en su despacho.
Paloma Sobrini durante la entrevista en su despacho.

Paloma Sobrini Sagaseta de Ilúrdoz (Madrid, 1955) es directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid. Fue decana del Colegio Oficial de Arquitectos y ahora su principal tarea es defender y promover el patrimonio. Una labor que pasa, entre otras cosas, por instar a los Ayuntamientos a actualizar sus catálogos de bienes protegidos. Sobrini cree que si no se actualizan estos catálogos "podemos llevarnos disgustos", como las demoliciones de los últimos años.

Pregunta. ¿Por qué se han multiplicado los casos de demoliciones de edificios emblemáticos?

Respuesta. Hemos estado muchos años parados por la crisis y ahora que hay más actividad en la construcción es cuando se ponen en evidencia los problemas. Solo nueve o diez de 179 municipios en toda la Comunidad tienen actualizado su catálogo de elementos a proteger, cuando deben ser actualizados constantemente. Si el catálogo falla, falla el patrimonio, que es de todos.

P. El Colegio de Arquitectos pidió a la Comunidad impulsar estas actualizaciones

R. Tenemos más de 100.000 euros dedicados a los municipios que no saben cómo actualizar sus catálogos. Con otros 100 estamos trabajando para ayudarles. Hicimos jornadas de trabajo, pero hay municipios grandes como Madrid a los que yo no puedo ayudar. Puedo solo instar a que actualicen su catálogo, porque con la actividad tan tremenda que hay ahora si Madrid no actualiza sus bienes protegidos podemos tener problemas y disgustos.

P. El catalogo de Madrid no se actualiza desde 1997, y el PP no lo ha hecho todos estos años

R. En el mandato anterior, Ana Botella sí contrató a un equipo técnico que hizo una labor tremenda, peinando Madrid para identificar todo lo que es patrimonio de interés. Pero ahora esto hay que transformarlo y adjudicar el nivel de protección que corresponde a cada uno de los bienes. Falta esa labor que pensábamos que este equipo de gobierno iba a cometer.

P. ¿Y qué opina de que aún no lo haya hecho?

R. Me dice muy poco del respeto al patrimonio que tiene el equipo del gobierno actual. A mi modo de ver, es un tema prioritario. Entre otras cosas porque el patrimonio no es de titularidad privada o pública, es colectivo. Vemos ahora, con la demolición del convento de las damas apostólicas, que se ha comprometido a actualizarlo. Pero es una cosa que necesitamos ya.

P. ¿Quién es el responsable de la demolición de este convento de 1929?

R. La ley de patrimonio dice que en tanto en cuanto no esté actualizado el catálogo municipal, una serie de tipologías tienen una protección. Y este convento estaba protegido. Entonces no puedo entender cómo permitieron demolerlo. El COAM no debía haber visado el proyecto de demolición, pero desde luego el Ayuntamiento no debía haber permitido esta demolición. Si yo hubiera sido el Ayuntamiento, en esa misma noche hubiese mandado a la Policía Municipal y no hubiera pasado nada.

P. ¿Se puede recuperar la fachada?

R. De momento se ha paralizado la obra. Estamos en contacto con la propiedad y los técnicos están haciendo un estudio de cómo está y luego harán una propuesta de cómo reparar esos daños. Queremos hacerlo, pero antes tenemos que estudiarlo. Es un proceso largo y costoso.

P. ¿Está pensando en otros edificios que quiere declarar bien de interés cultural?

R. No podemos proteger con desmesura porque el ayuntamiento no hace sus deberes. Tenemos que declarar lo que realmente vale, porque estamos limitando los derechos a los propietarios. Un edificio protegido es muy caro de mantener y la gente no quiere que se declaren. Por eso pido al Ayuntamiento que nos ayude, que por lo menos no tengan que pagar el impuesto de bienes inmuebles. Creo que debemos ayudarles fiscalmente.

P. ¿No teme que se puedan convertir en objetivo de los especuladores?

R. ¿Pero cuánto es realmente esta posibilidad? Los ahorros de IBI para un dueño de un edificio de interés cultural se lo gasta con cuidar las cornisas y tenerlo limpio y bien. Lo que sí es importante es que todas las obras se hagan bien y cumplan la normativa.

P. ¿Proteger edificios en exceso puede frenar la economía?

R. Usted lo ha dicho. El desuso es el peor cáncer que puede tener una edificación. Es que no se puede tener un patrimonio muerto y en desuso. Esto es espantoso. Lo importante es buscar un uso compatible, una restauración respetuosa con el patrimonio, pero con la flexibilidad suficiente para que permita usarlo y generar vida. Que la gente los pueda visitar, aunque hay que adaptarlos a lo que hoy en día necesitamos. No estoy hablando solo de generar actividad económica, sino de generar vida.

"El patrimonio está muy por encima del presente"

Paloma Sobrini cree que Madrid tiene más conciencia sobre su patrimonio, pero advierte de que no se debe instrumentalizar. Se refiere a la polémica municipal sobre la construcción de viviendas en las antiguas cocheras de Cuatro Caminos. Sostiene que se puede encontrar una solución satisfactoria para los actores involucrados (cooperativistas, Metro y Ayuntamiento), pero lanza una crítica a los políticos: "El patrimonio lo tienen que evaluar personas preparadas y pido que no se instrumentalice".

Los bienes de interés cultural, dice Sobrini, "están muy por encima del presente", aunque su recuperación es esencial para conocer la historia. Se refiere al nuevo proyecto sobre las fortificaciones de la Guerra Civil. "Madrid tenía tres frentes", cuenta, "y existen búnkeres que estamos analizando. Se trata de buscar los elementos que se pueden considerar fortificaciones, para luego explicarlo. Es muy interesante".

Uno de los iconos de la guerra fue la casa fotografiada por Robert Capa en Entrevías. El Ayuntamiento se comprometió a incluir la vivienda en su catálogo de bienes protegidos, pero ella considera que no tiene "valor arquitectónico en sí" y propone hacer un centro cultural. Algo que ponga en valor su significado: "No su materialidad, pero sí la historia que tiene".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información