Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament aprobará por la tarde la ley del referéndum

Los grupos de la oposición se enzarzan con Junts pel Sí durante cuatro horas en cuestiones de forma

Puigdemont y Junqueras entran al hemiciclo, este miércoles.

El pleno del Parlament ha empezado a las diez de esta mañana con el objetivo de Junts pel Sí y la CUP de aprobar la proposición de ley de referéndum. Tras cuatro horas de debate, en ningún caso se ha tratado todavía la norma que debe blindar la consulta ilegal que prevé convocar hoy el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El grueso del debate  se ha  centrado en cuestiones de forma, con la oposición en pleno enzarzada en una agria discusión con Junts pel Sí, entre denuncias de haber birlado a sus diputados los derechos de la Cámara.

El pleno se ha interrumpido en tres ocasiones para permitir hasta siete reuniones de la mesa del Parlament y tres de la junta de portavoces, que no han servido para reconsiderar la admisión a trámite del texto. El secretario general del Parlament, Xavier Muro, y el letrado mayor, Antoni Bayona, han advertido a los diputados por escrito de las consecuencias legales que comportaría la aprobación de la ley del referéndum después de las advertencias formuladas por el Tribunal Constitucional. 

La mayoría parlamentaria de Junts pel Sí y la CUP han hecho caso omiso y han continuado con sus intenciones de aprobar la ley. Finalmente el pleno se ha reanudado pasadas las 13 horas y se ha vuelto a reproducir la bronca política de toda la mañana, con los grupos de la oposición invocando que se estaban vulnerando sus derechos parlamentarios y Junts pel Sí argumentando que el trámite empleado no era de su agrado, pero que era el único que les quedaba. La CUP se ha inhibido en el debate y no ha entrado en la polémica.

El PSC, por boca de su primer secretario, Miquel Iceta, ha anunciado la presentación de un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por vulneración de los derechos fundamentales de los diputados. Tras la discusión política se ha producido finalmente una votación. Así, los 72 diputados de Junts pel Sí, la CUP y el diputado no adscrito Germà Gordó han votado a favor de ampliar el orden del día del pleno para aprobar la ley del referéndum. Los otros cuatro grupos de la oposición han votado en contra (60), si bien se han abstenido los tres diputados de Podem: Albano Dante Fachin, Joan Giner y Àngels Martínez. 

Ha habido una segunda votación para decidir la exención de trámites y acelerar así la aprobación. Según lo acordado por Junts pel Sí y la CUP, la tramitación de la ley de referéndum se efectuará saltándose dos pasos habituales: ni habrá debate sobre enmiendas a la totalidad ni se permitirá reclamar un informe al Consejo de Garantías Estatutarias. El resultado ha sido de 69 votos a favor (Junts pel Sí y la CUP) y tres en contra. La oposición se ha negado a participar en la votación. La presidenta Carme Forcadell ha establecido un plazo de dos horas para presentar enmiendas que concluye a las 15.30 de esta tarde.

A las 15.15 se reanudará la sesión con el orden del día previsto inicialmente y la sesión de control al Gobierno y al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Posteriormente se debatirá la ley del referéndum y, tras la votación, está previsto que el Gobierno catalán se reúna para aprobar el decreto de convocatoria del referéndum del 1 de octubre.

"Este es el debate sobre el ejercicio del derecho a la autodeterminación en Cataluña, no es un debate sobre una ley más o de una ley cualquiera", ha defendido la portavoz de Junts pel Sí Marta Rovira como justificación para saltarse los trámites ordinarios en la tramitación de la ley. La diputada de la CUP Anna Gabriel ha defendido que Cataluña es "un sujeto político soberano y queremos que el Gobierno catalán convoque el referéndum y la gente pueda votar".

Carles Carrizosa (Ciudadanos) ha cargado contra la actuación de la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell. "Lamento tener que dirigirme a usted como si fuera la presidenta del Gobierno o de la ANC", le ha espetado, mientras que Santi Rodríguez (PP) ha advertido de que debería resolverse primero la modificación del orden del día que ha reclamado la oposición antes de votar el cambio del orden del día del Pleno.

Ferran Pedret (PSC) ha reclamado que se sigan los trámites legalmente establecidos para tramitar la ley porque en caso contrario se trataría de un acto "arbitrario". "Los derechos de los diputados no pueden ser pisoteados de cualquier manera", ha dicho el parlamentario socialista.

Joan Coscubiela (Catalunya Sí que es Pot) se ha mostrado muy crítico con la pretensión de los dos grupos independentistas. "La mayoría de la cámara quiere hacer saltar por los aires todas las garantías de la tramitación parlamentaria y de los derechos de los diputados. Es una actuación sin precedentes", ha dicho. Coscubiela también ha calificado de "cacicada" y de "procedimiento bucanero" la actuación, "por disparar a lo que no me gusta". Además, ha señalado que con esa fórmula "están deslegitimando la herramienta del referéndum durante años".

El vicepresidente segundo del Parlament, José María Espejo (Ciudadanos), ha pedido la palabra a la presidenta y esta se la ha negado con el argumento de forma parte de la mesa y que su grupo ya había intervenido.

El pleno se ha suspendido momentáneamente para que se reúna la junta de portavoces y valore la reconsideración de la admisión a trámite de la ley del referéndum, tal y como ha demandado la oposición. Junts pel Sí y la CUP tienen mayoría y la petición será desestimada, por lo que se volver a reunir la mesa de la Cámara para ratificarse en su posición y admitir a trámite la ley.

Más información