Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley del referéndum se aprobará este miércoles con secretismo

Junts pel Sí y la CUP ocultan sus planes en el Parlament hasta última hora

El Parlamento de Cataluña aprobará este miércoles la ley que la Generalitat quiere usar para convocar el referéndum de independencia del 1 de octubre, según ha confirmado el president Carles Puigdemont. Y lo hará en un ambiente de secretismo sin precedentes. La ley que amparará el decreto que firmará Puigdemont ha seguido un proceso insólito en democracia, pues ni siquiera ha sido admitida a trámite aún por la Cámara, solo han participado en su redacción Junts pel Sí y la CUP y los grupos de la oposición no han podido presentar enmiendas como suele ser habitual.

La mayoría independentista tiene previsto que una ley tan trascendental como esa se resuelva en un pis pas, con una modificación sobre la marcha del orden del día del pleno para incorporar ese punto. Para ello, primero ha de reunirse la Mesa de la Cámara y admitir a trámite la proposición de ley, un trámite que se resolverá este miércoles a las nueve de la mañana, una hora antes del inicio del pleno. Cumplido ese trámite, la ley del referéndum se podrá incorporar ya al debate parlamentario, una vez comenzado el pleno.

Escogeremos la mejor hora para aprobar esa ley”, admitió este martes sin ambages Marta Rovira, secretaria general de Esquerra Republicana y portavoz parlamentaria de Junts pel Sí. “Como nos sentíamos perseguidos por impulsar esta ley, hemos sido muy prudentes en su tramitación”, se justificó Rovira, pero ni siquiera confirmó que se iba a aprobar la ley.

Sí lo hicieron, horas más tarde, el propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el diputado de la CUP Benet Salellas, quien aseguró que existe “un acuerdo” con Junts pel Sí, no solo para que se apruebe la ley del referéndum en este pleno sino también la de transitoriedad jurídica, que aún no ha sido registrada y que pretende marcar el camino de la transición legal hasta consumar la independencia (si el referéndum se celebra y gana el ). La razón no es otra que el llamamiento a la no participación en el referéndum que han hecho Ciudadanos, el PSC y el PP.

Acto de la CUP a las puertas del Parlament

La CUP ha actuado esta legislatura como catalizador del independentismo y sus dirigentes no parecen dispuestos a renunciar a ese papel, después de haber arrastrado a Junts pel Sí a sus posiciones. La formación anticapitalista ha convocado para hoy un acto político a las puertas del Parlament antes de que se inicie el pleno, al que asistirán diputados y alcaldes. El objetivo es “mostrar su apoyo al grupo parlamentario ante las importantes jornadas que se han de vivir esta semana en el Parlament”.

Esos tres partidos intentarán de todas las maneras posibles que la ley del referéndum no se apruebe, pero dan por hecho que Junts pel Sí y la CUP impondrán su mayoría en la Cámara. Si finalmente ven derrotados sus planteamientos, los diputados de esos tres partidos han anunciado que abandonarán el hemiciclo cuando se produzca la votación. Queda por ver qué hacen los 11 diputados de Catalunya sí que es Pot, aunque de las declaraciones de ayer de su portavoz, Joan Coscubiela, se presagia que permanecerán en la Cámara.

Una vez aprobada la ley del referéndum, Puigdemont ya considerará que tiene amparo legal para convocar el referéndum, después de la publicación del texto, seguramente en la versión digital del Diario Oficial de la Generalitat.

El Gobierno catalán se ha conjurado para que el decreto de convocatoria del referéndum se produzca con la ley en vigor y, por tanto, antes de que el Tribunal Constitucional la suspenda. Para ello, es probable que este mismo miércoles se cumplimente ese trámite y que el president y todo su Gobierno firmen el decreto en cuanto acabe la sesión matinal del Parlament, bien sea en el Palau de la Generalitat o incluso en el edificio de la Cámara legislativa, donde estarán todos los consejeros.

Tanto la ley del referéndum como el decreto de convocatoria serán recurridos por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional y se da por hecho que serán suspendidos de manera inmediata, pues el tribunal mantendrá hoy una reunión ordinaria que ya estaba convocada.

A partir de ahí se iniciará el choque institucional que lleva meses fraguándose entre el Gobierno y la Generalitat y queda por ver cuál es la respuesta del independentismo. Todo hace pensar que el viernes empezará a dar pistas de su estrategia, pues Junts pel Sí y la CUP solicitaron ayer la celebración de un pleno extraordinario para ese día de carácter monográfico con el fin de realizar una “valoración de la acción política del Gobierno actual y previsiones”, así como las actuaciones que pueda realizar la Generalitat “con relación a la comunidad internacional”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información