Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sijena aguarda hasta setiembre

La jueza del caso niega la entrada en el Museo de Lleida en agosto y Aragón exigirá la entrega de los 44 bienes en un mes

Algunos de los bienes de Sijena en el Museu de Lleida.
Algunos de los bienes de Sijena en el Museu de Lleida.

Agosto es un mes inhábil judicialmente y lo es, también, en el litigio de los bienes de Sijena. Por si quedaba alguna duda de ello, la titular del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca, Carmen Aznar, rechazó ayer, por medio de un auto, la petición del Gobierno aragonés de habilitar el mes de agosto para autorizar la entrada en el Museo de Lleida y recoger los 44 bienes del Monasterio cuya devolución ordenó ella misma a la Generalitat. El Gobierno aragonés planteó a la jueza que agosto fuera considerado mes hábil ante los “reiterados incumplimientos” del Gobierno catalán de la sentencia que ordena la devolución de las piezas reclamadas y para “no demorar más el retorno de los bienes a sus legítimos propietarios”.

Tras conocer la decisión de la jueza, el director general de Cultura y Patrimonio del Gobierno aragonés, Nacho Escuín, manifestó que en septiembre volverán a instar que se fije un día para recoger los bienes depositados en Lérida y permita el apoyo de la fuerza pública. Según Escuín, hay que respetar lo que la jueza dice porque Aragón “cumple las sentencias”. Añadió que “Aragón, como ha hecho siempre, ha cumplido con su parte; se ha rehabilitado el Monasterio y el día 31 de julio hubo un equipo de técnicos de Patrimonio y de los museos de Huesca y Zaragoza esperando en Sijena hasta las 22.00 horas por si se producía el traslado. También había un dispositivo listo para ir al Museo de Lleida si la jueza daba su autorización”.

La entrega en cuestión de los bienes no se llevó a cabo el 31 de julio porque era lunes y el Museo de Lleida permanece cerrado ese día de cada semana. La Generalitat había argumentado, además, que el gobierno catalán “no dispone de la posesión inmediata de las piezas porque están en posesión de terceras personas”. Es decir, el Museo de Lleida. Una argumentación que, sumado al hecho de que el lunes el centro estaba cerrado, no sentó nada bien a la parte aragonesa del pleito y que evidenció el representante legal del Ayuntamiento de Villanueva Sijena, Jorge Español, que calificó el enésimo incidente en el affaire de los bienes de Sijena de “escándalo” y “burla a la justicia”.