Los pacientes en lista de espera bajan un 11,6% en seis meses

Solo las cataratas se resisten al plan de choque de Salud

Intervención quirúrgica en el hospital Clínic.
Intervención quirúrgica en el hospital Clínic.Carles Ribas

Unos 736.000 catalanes están en lista de espera para ser intervenidos, visitar al especialista o someterse a una prueba diagnóstica. Se trata de un 11,6% menos que hace seis meses, cuando el Departamento de Salud puso en marcha el plan de choque para contener las listas de espera. “Ya se están notando los efectos del plan de choque”, ha dicho este viernes el director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), David Elvira. Bajan los pacientes y los tiempos de espera en la mayoría de intervenciones, consultas externas y pruebas diagnósticas. La única lista de espera que se resiste es la de cataratas, que rompe la dinámica de descenso y crece un 11% en seis meses 23.102 personas aguardaban a junio de 2017 por esta intervención oftalmológica.

Lejos de reducirse, la lista de espera de cataratas en junio de 2017 supera a los datos registrados en diciembre de 2015, antes de que el consejero Toni Comín asumiese la cartera de Salud. “Es el único procedimiento quirúrgico que crece y se debe a una doble combinación: está aumentando la indicación de este procedimiento y como hay un compromiso de priorizar algunas intervenciones por gravedad o por acumular históricamente una lista de espera elevada, nuestros centros han hecho una priorización de unos procedimientos respecto a otros”, ha justificado Elvira. El director del Catsalut ha advertido de que puede ser un hecho “coyuntural”.

Además de las cataratas, las operaciones del sistema nervioso central tienen 81 pacientes más (en total, 2.016) y las intervenciones de obesidad mórbida, que tiene una de las esperas más largas con 516 días de demora, suman en seis meses 32 pacientes adicionales (en junio estaban en lista 1.929). También los pacientes en espera para intervenciones oncológicas han aumentado un 6,6%: 1.880 personas están a la espera de ser intervenidos de un cáncer, aunque en este caso, todos los pacientes son operados dentro del tiempo de garantía de 45 días estipulado por ley. Las demás intervenciones registran una bajada de pacientes en espera igual que la mayoría de pruebas diagnósticas y visitas al especialista.

El plan de choque de Salud, que pasaba por reducir un 50% los tiempos de espera para consultas externas y pruebas diagnósticas y bajar un 10% los pacientes de la lista quirúrgica, ha empezado a funcionar especialmente en la cola de las listas. “Priorizamos los pacientes que están fuera de término. Mejorar los tiempos es nuestra prioridad”, ha indicado Elvira.

El tiempo de espera para una prueba diagnóstica está en 64 días, 21 menos que en diciembre de 2016. Sin embargo, sigue habiendo algunos exámenes médicos, como el polisomnograma (101 días de espera media) o la ergometría (95 días), que superan los tres meses de espera media de referencia que dicta el CatSalut. En total, 122.458 personas están en lista de espera para una prueba médica.

Por su parte, las demoras para consultas externas rondan los 107 días, 45 menos que hace seis meses. Casi 450.000 personas aguardan una visita al especialista y de ellos, 134.990 superan el tiempo máximo de 90 días de demora. Con todo, la parte de atrás de la lista, los que aguardan más tiempo, se ha reducido un 32,5%. Alergología, urología, ginecología y oftalmología son las especialidades que tiene más lista de espera.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50