Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe interno de la Generalitat alertó del posible amaño de concursos en la etapa de Artur Mas

Bajo el mando de Junqueras, la empresa pública de obras Infraestructures.cat investigó unas 15 adjudicaciones

Artur Mas y Oriol Junqueras, en el Parlament en 2014.
Artur Mas y Oriol Junqueras, en el Parlament en 2014.

Un informe interno de la Generalitat elaborado en julio de 2016 alertó de que las adjudicaciones de obra pública se podrían haber amañado. El estudio, que encargó Infraestructures.cat -la empresa pública de obras que orgánicamente depende de vicepresidencia, en manos de Oriol Junqueras-, pone la lupa sobre diferentes concursos y concluye que al menos cuatro de las 15 obras investigadas al azar fueron manipuladas, según publica el diario El español.

Después de las elecciones autonómicas que ganó Artur Mas en septiembre de 2015, Junqueras tomó el mando de la vicepresidencia de la Generalitat el 9 de febrero de 2016 y nombró a Joan Jaume Oms, presidente de Infraestructures.cat. Tres semanas más tarde, el consejo de administración del ente decide crear una comisión instructora, que se constituyó con miembros de diferentes Departamentos, como Presidencia, Territorio, Enseñanza o Relaciones Institucionales y Transparencia. La comisión eligió al azar 15 adjudicaciones para analizar, entre ellas centros de atención hospitalaria o escuelas de primaria.

Según el informe, el sistema de amaño consistía en hacer una primera valoración que era corregida después por una oficina única llamada OTA, controlada desde la dirección de Infraestructures. Sin embargo, el rastro oficial de esas manipulaciones ha desaparecido: “Hay que dejar constancia del hecho de que no figuran las primeras valoraciones y no existe trazabilidad de los trámites”, así que “no es posible saber cómo y a quién son imputables los cambios de algunos expedientes. Tampoco es posible saber si estos cambios son justificados o no”, constata el estudio.

Uno de los casos más flagrantes, recoge en informe, es el concurso para construir la escuela La Trama en Sabadell (Barcelona). La empresa ganadora pasó del puesto 25 al primero. Además, en la hoja de valoraciones de las ofertas aparece una nota manuscrita que indica "Acuerdo Presd. Cambiar sobre La Trama", que hace sospechar a la comisión que los técnicos que recibieron una orden directa para favorecer a la adjudicataria, el Grupo Ortiz. “Muestra una voluntad de alterar artificialmente las puntuaciones técnicas para favorecer una adjudicación”, apunta el informe.

En otra de las obras investigadas, un centro de primaria en Prats de Lluçanès (Barcelona), las empresas mejor valoradas fueron penalizadas por la OTA hasta perder nueve puntos. “Consideramos que la manipulación ha sido interesada”, valora la comisión. Y con la adjudicación de la remodelación de la escuela Abat Oliba, en Sant Hipòlit de Voltregà (Barcelona), la empresa peor valorada en el concurso pasó a empatar con la primera. “Interpretamos que la modificación ha sido intencionada y con la voluntad de obtener una adjudicación forzada a favor de la licitación ganadora, manipulando la puntuación técnica para que, conjuntamente con la puntuación económica (ya conocida) resulte adjudicataria”, explican los técnicos sobre este concurso.

Más información