Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ximo Puig es reelegido líder de los socialistas valencianos tras vencer al candidato ‘sanchista’

El presidente de la Generalitat promete "modernizar el partido" y ejercer el poder de forma "coral"

Puig, con chaqueta oscura, y García, se cogen de la mano tras conocerse los resultados de las primarias en el PSPV.
Puig, con chaqueta oscura, y García, se cogen de la mano tras conocerse los resultados de las primarias en el PSPV.

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha sido reelegido este domingo líder del PSPV-PSOE tras vencer en las elecciones primarias al candidato sanchista y alcalde de Burjassot, Rafa García. Con el 100% del voto escrutado, Puig ha logrado el 56,7% de los apoyos frente al 42,3% de García. Esto es, 7.447 votos frente a 5.557.

"El PSPV-PSOE ha demostrado hoy que es un partido vivo, democrático y valiente", ha afirmado Puig en su comparecencia ante la prensa y los militantes. "Las primarias han sido una oportunidad para sacudir al PSPV y prepararlo para los dos años que tenemos por delante, que son muy importantes", ha añadido en un discurso interrumpido en varias ocasiones por los gritos de "Ximo, Ximo" y "president, president".

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha telefoneado a Puig tras conocerse el resultado. "Ha sido una conversación absolutamente amable, que abrirá otras conversaciones en el futuro para posicionar al partido", ha explicado el presidente valenciano, que ha negado que las primarias valencianas puedan interpretarse como una derrota de Sánchez. "Es una victoria sin perdedores que sirve para recolocar al PSPV".

Puig ha agradecido "el trabajo" de su rival, se ha comprometido a "modernizar el partido", a "superar errores", y a ejercer el poder de forma "coral". "Defiendo un proyecto en primera persona del singular, no del plural", que tiene como objetivos "mejorar la vida de las familias valencianas", "reforzar el papel del PSPV en España" y "conseguir un mejor sistema de financiación" para la Comunidad Valenciana.

"Nuestro partido", ha concluido, "será lo que ha decidido ser: de izquierdas, feminista, federalista y valencianista".

El presidente de la Generalitat se ha impuesto en Valencia, Alicante, Elche y el resto de grandes ciudades, a excepción de Castellón, donde García ha ganado por un reducido número de votos.

El alcalde de Burjassot ha destacado que el proceso de primarias ha servido para generar un "intenso debate" en el que la militancia "ha querido participar". García ha apuntado a la, en su opinión, "baja participación" (ha rozado el 72%) como un factor que ha influido en el resultado. Y la ha atribuido, en parte, a un "calendario no muy propicio, más bien estival". El candidato era partidario de retrasar la elección del secretario general del PSPV-PSOE hasta octubre.

Argumento eficaz

La victoria garantiza la estabilidad del Gobierno que Puig preside gracias a un acuerdo con Compromís y Podemos. El argumento de que una derrota hubiera debilitado gravemente al primer presidente valenciano socialista elegido en dos décadas, cuando quedan menos de dos años para las elecciones autonómicas, ha sido probablemente el más eficaz de los que ha planteado la candidatura de Puig.

El resultado permite al presidente de la Generalitat, además, recuperarse tanto en el ámbito interno como externo del varapalo que supusieron las primarias del PSOE. Puig apoyó entonces abiertamente a Susana Díaz frente a Pedro Sánchez, pese a lo cual el actual secretario general del partido se impuso por 9.552 votos contra 4.274 a la presidenta andaluza en la Comunidad Valenciana.

García, próximo al secretario general del PSOE —y presidente del PSPV en la provincia de Valencia—, José Luis Ábalos, ha utilizado durante las dos semanas de campaña algunos de los argumentos que llevaron a Sánchez a recuperar la secretaría general, como la apelación a la militancia y a acabar con el control de la organización por parte de "los cuatro de siempre".

El alcalde de Burjassot se ha encontrado, sin embargo, con la dificultad de criticar a Puig en su faceta de líder del partido a la vez que elogiaba su trabajo al frente de la Generalitat. García ha insistido en que el PSPV-PSOE "está muerto", pero ha tenido que matizar su afirmación de que el Pacto del Botánico —el acuerdo entre los socialistas, Compromís y Podemos que sostiene al Ejecutivo autonómico— estaba "agotado".

La aparición de una alternativa a su liderazgo, que pocos hubieran imaginado hace unos meses, ha obligado a Puig a emplearse a fondo en la campaña. Ha participado en medio centenar de actos, muchos de ellos encuentros cara a cara con militantes de pequeñas agrupaciones, en los que ha esgrimido su gestión en la Generalitat y la mejora en la expectativa de voto que las encuestas conceden al PSPV.

En esas reuniones Puig también ha reconocido haber cometido errores, especialmente durante el enfrentamiento interno del PSOE que condujo a la caída de Sánchez el pasado octubre. La lectura del presidente valenciano es que tantos unos como otros se equivocaron y que un choque de ese calibre no debe volver a repetirse.

A pesar de contar con el apoyo oficioso de Ábalos y Sánchez y de parte de las plataformas de militantes de apoyo a este último surgidas para las primarias del PSOE, García no ha heredado todo su caudal de respaldo. En la campaña de Puig han participado activamente dirigentes del PSPV, como el portavoz del Grupo Socialista en las Cortes Valencianas, Manuel Mata, que en el anterior proceso interno estuvieron del lado de Sánchez.

Más información