Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ximo Puig baja a la arena para vencer al candidato ‘sanchista’

El líder valenciano cuenta entre sus filas con dirigentes que apoyaron al secretario general del PSOE

El Presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ayer, durante un acto de entrega de premios de la Asociación Valenciana de Agricultores. Ampliar foto
El Presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ayer, durante un acto de entrega de premios de la Asociación Valenciana de Agricultores.

El secretario general de los socialistas valenciano, Ximo Puig, le ha dado la vuelta a la rotunda victoria que Pedro Sánchez obtuvo en la Comunidad Valenciana para acceder a la dirección del PSOE; 9.552 votos frente a los 4.274 que logró la presidenta andaluza, Susana Díaz. Puig, que apoyó a Díaz, hecho por lo que fue muy criticado, consiguió el domingo el doble de avales que el adversario propuesto por Ferraz, el alcalde de Burjassot, Rafa García, cercano al actual secretario de Organización del PSOE, el valenciano José Luis Ábalos, mano derecha de Sánchez.

El candidato propuesto por Ábalos reunió 4.411 firmas de apoyo para aspirar a la dirección del partido de los socialistas valencianos. Puig recogió casi el doble de acreditaciones; 7.584 avales que le van a permitir el próximo jueves iniciar la campaña con más tranquilidad de la que esperaba y con claras posibilidades de ganar las primarias en el PSPV por segunda vez, tras hacerlo en 2014.

La primera decisión del presidente de la Generalitat Valenciana tras el ascenso de Sánchez, con el que nunca ha mantenido una buena relación, fue facilitar las cosas y no entorpecer el Congreso del PSOE. Renunció a ir como delegado de la federación valenciana mientras se iniciaban unas negociaciones para renovar la ejecutiva integrando a sanchistas y manteniendo él la secretaria general. Pero las conversaciones no llegaron a buen puerto con los representantes designados por Sánchez, y Puig decidió bajar a la arena.

El dirigente valenciano se ha recorrido las pequeñas agrupaciones de la Comunidad Valenciana, con especial hincapié en las que Sánchez arrasó. Y, además lo ha hecho en compañía de cargos y militantes que apoyaron al actual secretario general del PSOE; como la consejera de Sanidad, Carmen Montón, el portavoz socialista en el Parlamento valenciano, Manuel Mata, y el concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Valencia, Ramón Vilar. Porque una cosa es votar a una dirigente andaluza con la que no se compartían argumentos ni proyectos y otra es reconocer la gestión realizada por Puig al frente del Gobierno valenciano, argumentan. Y esta es la defensa que más ha utilizado Puig para convencer a los que eran contrarios a su renovación al frente del partido.

Una vez reconocido que ha cometido errores en su gestión como secretario general del PSPV, Puig ha reivindicado su labor al frente de la Generalitat tras más de 20 de Gobierno del Partido Popular. “En este partido ganamos cuando dejamos de preocuparnos por las familias internas y comenzamos a preocuparnos por las familias valencianas”, ha señalado ante la recogida de avales.

El otro aspirante a dirigir el PSPV, el alcalde de Burjassot, localidad próxima a Valencia, ha alabado la solidez que Puig ha imprimido al Consell, pero defiende la bicefalia como alternativa. “No se pierde la confianza en la presidencia de la Generalitat por disputar la secretaria general en un proceso orgánico interno", ha reiterado García ante las acusaciones de que está en peligro la estabilidad del Acuerdo del Botánico, ampliado hace unas semanas, que permite gobernar al PSPV con Compromís y el apoyo de Podemos.

Para Puig y su equipo, que dirige el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, es la principal razón de la continuidad al frente de los socialistas valencianos. “Las personas que han avalado a un candidato u otro, lo han hecho conscientes y con toda legitimidad, y ahora tengo que, desde la humildad, conseguir que la mayoría sea lo más fuerte posible para reforzar el liderazgo del PSOE”, indicó ayer Puig.

La portavoz de la candidatura de García, Pilar Sarrión, defendió, tras conocer los resultados, la alternativa que representa el edil de Burjassot. “Ha hecho renacer al partido, Hacía tiempo que nadie bajaba a las agrupaciones y que el secretario general no se pateaba los pueblos”, resaltó.

El 16 de julio es el día en que los 18.000 socialistas valencianos tendrán la oportunidad, de nuevo, de elegir a su líder.

Más información