Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 18.000 militantes del PSPV-PSOE eligen a su líder

Las bases deciden este domingo entre Ximo Puig y Rafa García

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, vota en las primarias del PSPV-PSOE en Morella (Castellón).
El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, vota en las primarias del PSPV-PSOE en Morella (Castellón).

Los más de 18.000 militantes del PSPV-PSOE están llamados este domingo a elegir a su líder. Los candidatos son Ximo Puig, presidente de la Generalitat valenciana y actualmente en el cargo, y Rafa García, alcalde de Burjassot, próximo al secretario general del PSOE, José Luis Ábalos, y candidato oficioso del secretario general del partido, Pedro Sánchez.

Puig ha votado en Morella, el pueblo del norte de Castellón del que fue alcalde, y ha apelado a la importancia de que el partido respalde al primer presidente valenciano socialista que ha habido en dos décadas, que gobierna gracias al acuerdo con otros dos partidos, Compromís y Podemos. "Lo más importante es que pensemos en la sociedad valenciana, de qué manera puede ser este partido más útil para cambiar la sociedad y que lo que estamos haciendo se pueda consolidar".

García lo ha hecho en Burjassot lanzando un último llamamiento a las bases. "La militancia tiene ganas de cambio, de que haya un modelo de partido diferente, con conexión con la ciudadanía, un partido progresista y con propuestas de izquierdas y valiente".

En la recogida de avales para presentarse a las primarias, Puig sacó una amplia diferencia: 7.584 frente a 4.411. Y el equipo del presidente de la Generalitat está convencido de que este domingo por la noche, cuando se cierren las 275 mesas electorales repartidas por la Comunidad Valenciana, Puig será reelegido secretario general.

Rafa García vota en Burjassot (Valencia). ampliar foto
Rafa García vota en Burjassot (Valencia). EFE

Pero incluso los afines admiten que no puede darse nada por seguro, y que la volatilidad demostrada por los electores en otras procesos, dentro y fuera de España, aconseja ser prudente con los pronósticos.

El obstáculo de última hora que Puig ha encontrado para ser confirmado en el cargo —algo que hace unos meses todo el mundo esperaba que fuera un paseo—, ha sido las primarias del PSOE, que enfrentaron a Susana Díaz y a Sánchez. Puig, los cargos institucionales del socialismo valenciano y casi todo el aparato del PSPV —a excepción de Ábalos, presidente del partido en la provincia de Valencia— se alinearon con la presidenta andaluza. A pesar de ello,  Sánchez ganó en la Comunidad Valenciana de forma abrumadora, con 9.552 votos contra 4.274.

El apoyo de Puig a Díaz, sumado a su participación en la caída de Sánchez el pasado otoño en el comité federal del PSOE, dio alas a Ábalos y a las plataformas de militantes sanchistas, que están detrás de la candidatura del alcalde de Burjassot.

La aparición de un rival con esa clase de apoyos ha obligado a Puig a esforzarse en estas dos semanas de campaña, recorriendo las agrupaciones socialistas para hablar con los militantes y esgrimiendo su gestión al frente de la Generalitat así como las expectativas de crecimiento de voto que le otorgan las encuestas.

Habituado a llegar a acuerdos con los distintos sectores que integran el PSPV, Puig no solo ha contado con el apoyo de quienes estuvieron a su lado en la pugna entre Sánchez y Díaz, como el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez. También ha recibido el respaldo muy activo de dirigentes que apoyaron al actual líder del PSOE, como el portavoz del Grupo Socialista en las Cortes Valencianas, Manolo Mata.

Los resultados provisionales se esperan alrededor de las 22.00 horas de este domingo. Los definitivos se conocerán 72 horas después. De las 273 agrupaciones (para un total de 275 mesas electorales), 161 están en la provincia de Valencia, 67 en Alicante y 45 en Castellón.

Más información