Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La campaña de Ximo Puig en las primarias del PSPV-PSOE cierra con impresión de victoria

García, candidato 'sanchista', apela a la militancia para relevar al presidente de la Generalitat al frente del partido

Rosa Peris, Manuel Mata y Jorge Rodríguez en la presentación del balance de la campaña de Ximo Puig.
Rosa Peris, Manuel Mata y Jorge Rodríguez en la presentación del balance de la campaña de Ximo Puig.

En público reina la prudencia. En privado, aunque nadie lanza las campanas al vuelo, los integrantes de la campaña de Ximo Puig están convencidos de que el presidente de la Generalitat valenciana revalidará este domingo su cargo de secretario general del partido frente a la candidatura del alcalde de Burjassot, Rafa García, que cuenta con el apoyo oficioso del líder del PSOE, Pedro Sánchez. Aunque advierten: después de las sorpresas que han deparado en los últimos meses otras votaciones, nadie puede confiarse.

La campaña de Puig para las elecciones primarias está aplicando la máxima hasta el final. En dos semanas ha organizado un centenar de actos y el presidente ha participado en casi la mitad. El jueves estuvo en cinco, este viernes en tres y el sábado se le espera que acuda a cuatro más.

Puig se ha reunido con militantes de pequeñas agrupaciones de la geografía valenciana y ha presidido actos de envergadura, como el que le esta semana reunió a decenas de alcaldes y concejales.

El mensaje clave de su candidatura es que el "líder social debe seguir siendo el líder orgánico". Esto es: no tiene sentido debilitar internamente al primer presidente socialista valenciano en dos décadas, que además gobierna en coalición y con apoyo parlamentario externo, cuando se ha superado el ecuador de la legislatura. Este viernes lo han repetido Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, y Manuel Mata, portavoz del Grupo Socialista en las Cortes Valencianas, los dos puntales de la campaña de Puig

García recuerda el resultado electoral de Puig

Rafa García, alcalde de Burjassot y rival del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en las primarias para liderar el partido, ha recordado que en las elecciones de 2015 "las candidaturas locales lograron más apoyo que el proyecto político autonómico" en la Comunidad Valenciana. En concreto, el 24,8% de los votos frente al 20,3%. "Desde el primer día esta candidatura ha defendido que los municipios son el motor político de la comunidad", ha dicho García.

El regidor, que esta semana ha recibido el apoyo de las plataformas sanchistas, surgidas para la campaña del actual secretario general del PSOE, de Valencia, ha propuesto la creación de un consejo de alcaldes "con competencias reales y claras para determinar la política municipal del PSPV".

García ha insistido en el mensaje central de su campaña: "Se ha acabado el tiempo en el que cuatro deciden y el resto de militantes pagamos cuotas y pegamos carteles. El cambio que llega desde las bases comienza el día 16 en la Comunidad Valenciana".

"El PSPV no es un partido de blanco y negro, o de sí o no. Es un partido de trellat (sentido común) y de gobierno", ha afirmado Rodríguez en la presentación del balance de campaña.

El peligro al que se enfrenta el presidente de la Generalitat es que el domingo se repita la inesperada movilización de las primarias del PSOE, en las que Susana Díaz fue arrasada por Sánchez en la Comunidad Valenciana pese al apoyo que le brindaron Puig y la mayoría de cargos institucionales y orgánicos del PSPV.

"Puig no se presentaba a esa elección. Se comportó como un militante más. Y dejó libertad para que cada cual apoyase a quien considerase oportuno", ha afirmado Mata, que se ha puesto a sí mismo —sanchista y portavoz parlamentario—como prueba de ello.

El duelo entre Puig y García no ha sido muy duro. Pero tampoco amable, como pudo verse en el debate que ambos mantuvieron esta semana. Mata ha afeado a García que se haya presentado como la propuesta de verdadera izquierda —siguiendo la estela de Sánchez— "cuando aquí ya la estamos practicando desde 2015, hacer eso es forzar las cosas", o que "diera por agotado el Pacto del Botánico".

El portavoz parlamentario ha afirmado que, en todo caso, la repercusión de las primarias muestra que el partido está vivo: "Se ha movilizado a la sociedad civil y habrá una recuperación de militancia", ha pronosticado.

Más información