Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona logra que cierren más de mil apartamentos turísticos ilegales

La patronal afirma que su oferta no afecta el precio de los alquileres en la ciudad

Unos vecinos desplegando una pancarta contra los pisos turísticos.
Unos vecinos desplegando una pancarta contra los pisos turísticos.

La presión del Ayuntamiento de Barcelona contra la oferta ilegal de apartamentos turísticos ha empezado a dar sus frutos. Según un estudio encargado por la patronal Apartur, el año pasado la oferta de alojamientos sin licencia se redujo en 1.076 pisos, lo cual supuso reducir en un 21% los apartamentos irregulares. Sin embargo, la entidad difiere con el Consistorio en el impacto que su actividad tiene en el mercado de alquiler. A su juicio, este es nulo.

La subida abrupta del precio de los alquileres en Barcelona en los dos últimos años puso a los apartamentos turísticos en el punto de mira de Administración. Ayer la Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur) quiso contrarrestar esa visión con un estudio que concluye que el impacto de esos pisos sobre el mercado es “nulo”. “Las viviendas de uso turístico no influyen absolutamente en nada”, aseguró Luis Falcón, cofundador de la consultora InAtlas, encargada de elaborar el informe.

El documento expone que estos pisos solo suponen el 2% del total del parque de 825.000 casas de la ciudad, aunque el estudio incluye ahí también las viviendas de propiedad o las secundarias, así como los alquileres indefinidos. Fuentes del sector dudaron que esa cifra deba ponerse en relación con todo el parque de vivienda, puesto que el grueso no cambia de manos. No obstante, los autores del estudio consideran que esa metodología es la correcta porque hay apartamentos que se dedicaron al turismo hace ya años.

Informe del Consistorio

“Estamos de acuerdo en que hay un aumento de los precios de los alquileres, pero no podemos equivocarnos en el diagnóstico, porque si lo hacemos seguiremos con más moratorias”, advirtió Enrique Alcántara, presidente de Apartur. Los datos contrastan con otro informe que presentó el Consistorio en septiembre del año pasado, que arrojaba que los pisos turísticos representan el 7,7% de todo el parque de alquiler y concluía que estaban contribuyento a subir los precios de las rentas, sin especificar cuánto.

El estudio de la patronal se basa en otros factores para explicar la subida de los alquileres. En concreto, señala la recuperación económica y del mercado inmobiliario, la creación de empleo y muy especialmente el relacionado con las nuevas tecnologías y la llegada de profesionales de otros países, sobre todo de Estados Unidos y Canadá.

El estudio de Apartur sí resalta que “los objetivos del Ayuntamiento de reducción de viviendas de uso turístico está teniendo sus frutos”. El informe detalla que el número de apartamentos creció sin parar hasta 2014, para luego ir reduciéndose. El año pasado lo hizo en 1.076, de modo que ahora hay 13.555 pisos, de los cuales 9.606 operan de forma legal. Todo apunta a que este año la oferta seguirá reduciéndose. Ayer Airbnb anunció que ha eliminado de su plataforma mil anuncios de pisos del distrito de Ciutat Vella, después de hacerse públicos casos de fraude por parte de inquilinos que realquilaban su casa a turistas.