Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Superior valenciano mantiene la suspensión del plurilingüismo

La Generalitat ha adelantado su intención de mantener los niveles de idiomas que votó cada centro

Fachada del Tribunal Superior valenciano. Ampliar foto
Fachada del Tribunal Superior valenciano.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha decidido mantener la suspensión cautelar del decreto de plurilingüismo en educación no universitaria aprobado en febrero por la Generalitat.

El decreto fue recurrido por la Diputación de Alicante, el PP y el sindicato CSIF, entre otras entidades, al considerar que postergaba al castellano. La Sección Cuarta de la Sala Contencioso-administrativa del tribunal mantiene la suspensión con el argumento de que es posible que exista tal "discriminación".

La presidenta del PP de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, ha reclamado la comparecencia del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en el Parlamento autonómico para que explique qué medidas va a adoptar tras la resolución judicial el Consell teniendo en cuenta que el periodo de matrícula para el curso que viene ya ha finalizado.

La Generalitat, que había recurrido la suspensión ahora confirmada, adelantó hace unas semanas su intención de mantener los niveles de idiomas, esto es, las horas de clase en valenciano, castellano e inglés que cada centro votó en un proceso abierto a la comunidad educativa, independientemente de si se levantaba o no la suspensión.

El nuevo sistema

El decreto de plurilingüismo eliminó el sistema de dos líneas, en valenciano y en castellano, y lo sustituyó por una gradación de niveles de plurilingüismo que cada centro decide en función de su realidad social. Los tres grandes apartados son básico, medio y avanzado. El aumento en la escala de plurilingüismo implicaba un aumento de las horas de clase en inglés y, en paralelo, de las de valenciano. Al acabar cada etapa educativa, los alumnos de los niveles medio y avanzado de plurilingüismo recibirán, según el decreto, una acreditación oficial de forma automática de sus conocimientos de valenciano e inglés.

Los recurrentes consideraron que tales elementos implicaban una postergación del castellano en beneficio del valenciano. Un argumento que también llevó a algunos colectivos, sobre todo en las zonas castellanohablantes de la provincia de Alicante, a organizar protestas. La fiscalía, en cambio, ha defendido ante el tribunal la legalidad del nuevo esquema.

La Generalitat ha anunciado que aquellos centros que hayan elegido un nivel básico de plurilingüismo podrán elevar su número de horas de clase en inglés sin aumentar las de valenciano. Y que, en tales casos, los alumnos también recibirán acreditaciones oficiales automáticas de conocimientos de inglés. Esta posibilidad se habilitará, sin embargo, no a través del decreto de plurilingüismo sino de los decretos que regulan el currículo de cada etapa educativa.

El tribunal señala al rechazar el levantamiento de la suspensión que con el modelo recurrido "al finalizar el ciclo formativo, la acreditación será inferior para los que opten por el castellano. Y el hecho de que puedan complementarla [la regulación] mediante un sistema a determinar evidencia que existe discriminación entre los que opten por el idioma castellano frente al valenciano, que no necesitarán complementación alguna para la acreditación de inglés".

La Generalitat había alegado que la implantación del nuevo modelo es progresiva, quedando diferida al curso 2023-2024 la expedición de la acreditación de idiomas. El curso que viene solo entra en vigor en Infantil, una fase educativa no obligatoria. Por todo ello el Ejecutivo autonómico consideraba que no existía el riesgo de daño irremediable que se necesita para suspender de forma cautelar una norma.

"Este argumento no puede aceptarse pues si no entra en vigor inmediatamente tampoco puede perjudicar la suspensión", contestan los jueces. "La suspensión se ha declarado porque, conforme al decreto, existe un perjuicio irreparable si se inicia la educación en un nivel y no puede modificarse por otro superior, debiendo obtenerse el certificado de idiomas del inferior. Pese a lo que insiste el letrado de la Generalitat, la certificación es diferente para los alumnos que opten por el básico, que siempre obtendrán una certificación inferior que los que lo hagan en el nivel avanzado y esta diferencia de niveles viene marcada por la enseñanza en castellano o valenciano". Al margen, insiste, de que el número de horas en cada idioma y las certificaciones correspondientes puedan equilibrarse mediante otras normas, como ha anunciado la Generalitat que va a hacer.