Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau arranca un pacto a las plataformas vacacionales para que no publiquen pisos ilegales

El Consistorio no se reúne con Airbnb por anunciar apartamentos turísticos sin licencia

Protestas contra los pisos turísticos en la calle Princesa de Barcelona
Protestas contra los pisos turísticos en la calle Princesa de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona pactó ayer con las plataformas de alquiler vacacional HomeAway, Booking, Rentalia y Apartur una estrategia conjunta para combatir los apartamentos turísticos ilegales. La teniente de alcalde Janet Sanz destacó que estos operadores, al contrario que Airbnb, “lo están haciendo bien y operan dentro de la legalidad”.

El concejal de Turismo, Agustí Colom, destacó que el Consistorio pretende encontrar “espacios de colaboración, trabajo conjunto y corresponsabilidad con las plataformas vacacionales para que sea compatible la vida de los vecinos con los visitantes”. Colom añadió que las plataformas invitadas trabajan para eliminar la oferta de pisos ilegales dentro de sus portales. La mayor firma con oferta de alquiler vacacional, Airbnb, no fue invitada a la reunión. Sanz justificó la ausencia denunciando que esta no ha “expresado un compromiso claro para combatir la oferta de pisos ilegales”.

El Consistorio admite estar manteniendo reuniones con la plataforma pese a haberle impuesto dos sanciones de 30.000 euros en 2015, ambas recurridas, y otra por reincidencia que puede alcanzar los 600.000 euros. Por otro lado, el director general de Airbnb en España y Portugal, Arnaldo Muñoz, hizo público ayer un comunicado diferenciándose del resto de plataformas y alegando que no se dedican al alojamiento profesional sino a “proteger a las personas que de vez en cuando comparten sus hogares”.