Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un robot cirujano que opera la próstata

El hospital privado IMED Valencia invierte 2,5 millones de euros en un sistema robótico

para cirugía mínimamente invasiva

Los cuatro brazos robóticos que se encargan de operar, y sentado, el cirujano, controlando desde su consola. Ampliar foto
Los cuatro brazos robóticos que se encargan de operar, y sentado, el cirujano, controlando desde su consola.

El hospital IMED Valencia ha inaugurado la nueva Unidad de Cirugía Robótica con la incorporación del robot Da Vinci XI que permite al cirujano controlar la operación instalado delante de una consola sin tocar al paciente. Los cuatro brazos robóticos se encargan de hacer la incisión, cortar y suturar. El sistema computarizado transforma el movimiento de las manos del médico en impulsos que son canalizados a los apéndices mecánicos.

El director general de IMED, Ángel Gómez, asegura que con el robot Da Vinci XI este centro se convierte en “ el único de la Comunidad Valenciana que dispone de esta tecnología para cirugía mínimamente invasiva”. La incorporación del robot ha supuesto una inversión de 2,5 millones de euros.

El coordinador de la nueva Unidad de cirugía robótica, Antonio Alberola, añade que el campo de intervención es muy amplio porque toda la cirugía que se pueda realizar por laparoscopia puede llevarse a cabo con cirugía robótica. Incluso permitiría hacer la operación a distancia, “de hecho ya se ha probado en Estados Unidos”, asegura, aunque el sistema de conexión de las comunicaciones no es suficientemente segura. En el hospital valenciano, medico y robot van a estar en el mismo sitio y se va a utilizar en las especialidades de urología, ginecología, en cirugía general y del recto.

Desde el punto de vista del cirujano, el uso del robot va a facilitar el acceso a la anatomía más complicada, les va a permitir una visión en 3D con aumento de hasta 10 veces. También ayudará a eliminar el temblor fisiológico de las manos o de movimientos involuntarios y disminuirá el tiempo operatorio. En este sentido, el doctor Alberola destaca que no se trata de sustituir al cirujano, “le aporta mayor precisión porque los instrumentos del robot le dan mayor rango de movimiento al simular los de la mano humana”.

Para el paciente va a suponer una mejor recuperación de funciones como la potencia sexual o la incontinencia urinaria, menos transfusiones, la reducción del dolor en el postoperatorio, la disminución del riesgo de infección, incisiones mínimas con mejores resultados estéticos o estancias hospitalarias más breves.

La empresa alicantina IMED inauguró el hospital IMED Valencia en febrero pasado, seis años después de su presentación. El centro hospitalario dispone de 185 habitaciones, 15 Unidades de Cuidados Intensivos, Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal y Pediátrico, servicio de Urgencias y servicio de Pediatría en Urgencias. Además, cuenta con Consultas Externas, Servicio de Laboratorio, Unidad de Fisioterapia y Rehabilitación, Unidad de Oncología Radioterápica, Servicio de Radio diagnóstico, 15 quirófanos generales, 2 paritorios, 4 Salas de Dilatación y 1 Sala de Intervencionismo.

Más información