Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El equipo de Carmena convierte el Patio Maravillas en pisos turísticos

Cuatro concejales de Ahora Madrid salen del pleno y otro edil vota tapándose la nariz en signo de protesta

Patio Maravillas
El centro social Patio Maravillas en el edificio de la calle del Divino Pastor de Madrid.

El pleno del Ayuntamiento de Madrid, presidido por la alcaldesa Manuela Carmena, ha acordado este miércoles convertir el edificio ubicado en la calle del Divino Pastor, 9, antigua sede okupada del Patio Maravillas, en 14 apartamentos turísticos. El gobierno local de Ahora Madrid, completamente dividido, había retrasado esta decisión en el pasado mes de enero, cuando el concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, habló de "malestar vecinal" para evitar la conversión del inmueble.

La heterogénea coalición de gobierno de Ahora Madrid no pudo ocultar una vez más sus divisiones. Cuatro ediles (Celia Mayer, Guillermo Zapata, Rommy Arce y Pablo Carmona) se ausentaron este miércoles del pleno para no aprobar la conversión en apartamentos turísticos de un edificio que fue sede del centro social okupado en el que participaron. Otro concejal (Carlos Sánchez Mato) votó tapándose la nariz en signo de protesta. La iniciativa pasó gracias al voto a favor del PP.

Mar Espinar, edil del PSOE, partido que votó en contra de la conversión, acusó al gobierno de Ahora Madrid de fomentar la "gentrificación" del centro (algo así como aburguesamiento o elitización). En lo que va de año, los socialistas han denunciado que Ahora Madrid está favoreciendo el cambio de uso en algunos inmuebles emblemáticos de la capital. "Este plan que aprueba Ahora Madrid es el ejemplo perfecto de facilitar negocios privados a costa de recursos públicos", afirmó la edil, quien criticó la "enajenación de inmuebles en el centro".

El delegado de Urbanismo justificó la posición del gobierno local diciendo que con este plan "no se produce un cambio de uso, sino uno de clase de uso". Esto significa de facto que el inmueble que fue sede del colectivo okupa se pueda convertir en edificio para uso hotelero, algo que siempre criticó Ahora Madrid.

El edificio de la calle del Divino Pastor en Madrid. ampliar foto
El edificio de la calle del Divino Pastor en Madrid.

Bosco Labrado, de Ciudadanos, pidió al Ayuntamiento que garantice "la legalidad urbanística" y señaló la "mala gestión" del gobierno municipal en esta materia. La formación dirigida por Begoña Villacís se abstuvo, y Labrado subrayó que en enero el gobierno retiró la propuesta de conversión del inmueble tras las presiones ejercidas por Ganemos —integrado en Ahora Madrid—.

La plataforma municipalista Ganemos llegó entonces a calificar la política urbanística del Ayuntamiento de "neoliberal". Su malestar se resumió en la denuncia de que Carmena "no respeta el programa electoral". Tres ediles de Ganemos participaron en noviembre de 2016 en una protesta contra el tercer desalojo del colectivo (un edificio en la calle del Acuerdo, otro en Pez y un tercero en Divino Pastor).

"Me consta que lo han hecho a título individual", fue la respuesta de la alcaldesa, quien exigió coherencia a todos los dirigentes de la formación ante lo que se pacta en junta de gobierno. También acudieron a aquella protesta Isidro López y Pablo Padilla, diputados de Podemos en la Asamblea de Madrid.

El concejal del PP José Luis Almeida, uno de los candidatos a suceder a Esperanza Aguirre en la portavocía del grupo municipal popular, celebró la decisión del gobierno. "Más vale tarde que nunca", dijo, y aseguró que en 2019 los populares "volverán a ganar las elecciones".

Más información