Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud destinará 122 millones para remodelar el Vall d’Hebron

El hospital eliminará los barracones de las consultas externas y de uno de sus centros de investigación

De derecha a izquierda, Toni Comín, Oriol Junqueras y Vicenc Martinez Ibañez.
De derecha a izquierda, Toni Comín, Oriol Junqueras y Vicenc Martinez Ibañez. EL PAÍS

El hospital Vall d’Hebron, el complejo sanitario más grande de Cataluña, pasará por el quirófano para renovarse. “La excelencia de los profesionales debe ir acompañada de la infraestructura adecuada”, reivindicaba este viernes el director del centro, Vicenç Martínez Ibañez. El consejero de Salud, Toni Comín, ha anunciado que el Departamento destinará 122 millones en los próximos cinco años para poner a punto las consultas externas, el Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) y varios edificios asistenciales que conforman el campus hospitalario. Las obras empezarán el año que viene.

“Así no podemos seguir”, advertía este viernes Martínez- Ibañez. Pese a ser uno de los hospitales con más volumen de pacientes del Estado y el que genera buena parte de la producción científica nacional, un paseo por las instalaciones de Vall d’Hebron sirve para percatarse de que sus equipamientos desentonan con la excelencia que caracteriza a sus profesionales y a la labor asistencial. Consultas externas en barracones desperdigados por el campus, salas de hospitalización de hace 60 años o unas urgencias de traumatología donde no puede entrar una ambulancia, dibujan el esqueleto de uno de los hospitales más importantes de España. “No puede ser que el Vall d’Hebron sea una especie de barranquismo hospitalario”, ha reconocido Comín.

La puesta a punto de Vall d’Hebron arrancará el año que viene con la construcción del nuevo edificio del VHIR. Hasta ahora, los recursos del centro de investigación están dispersos por el campus hospitalario: una parte en unos barracones de la zona sur del parque sanitario, a un costado del edificio principal; y otra parte en la zona alta del campus, en el edificio Cellnex. Cofinanciado con fondos Feder, Salud invertirá 15 millones de euros para derrocar el viejo edificio de la lavandería del hospital y ubicar allí el VHIR. El Departamento ya ha sacado a concurso el proyecto arquitectónico y está previsto que las obras terminen en 2019.

La situación de las consultas externas, repartidas por todo el campus hospitalario en barracones o edificios anexos, también es otra de las grandes prioridades del lavado de cara de Vall d’Hebron. Salud invertirá 60 millones de euros para construir 210 consultas, 90 gabinetes, 120 plazas de hospital de día y 16 áreas de diagnóstico por la imagen. Sin embargo, las obras de este proyecto no está previsto que terminen hasta 2021, entre otras cosas porque el Departamento todavía está negociando con el Ayuntamiento de Barcelona la ubicación de este nuevo complejo. Salud ha mostrado su interés por colocar el dispositivo enfrente del edificio principal, al otro lado de la ronda de Dalt, pero para ello la alcaldesa Ada Colau tendría que ceder al soterramiento de la ronda por toda la zona de Vall d`Hebron. “Hay una mesa de trabajo en marcha que tiene el objetivo de decidir este año dónde se ubica. A Salud no le toca incidir en la cobertura de la ronda, queremos respetar las competencias del Ayuntamiento”, ha dicho Comín.

La chapa y pintura a la que van a someter a Vall d’Hebron también pasará por ordenar el conjunto del Parque de Salud: el área de investigación en la zona norte y la parte asistencial, en la zona sur. Salud invertirá otros 20 millones de euros de aquí a 2022 para terminar con el “barranquismo hospitalario” que decía Comín y liberar zonas del hospital. “Cuando derroquemos esto, podremos eliminar el aparcamiento de la superficie, ordenar el tráfico dentro del recinto…”, ha indicado el consejero. Con esta partida, Salud también prevé tirar abajo la escuela de enfermería y abrir una zona verde que conecte la zona de investigación con la asistencial.

Por último, Salud destinará otros 27 millones a poner en marcha los planes directores de tres edificios asistenciales: el general, el maternoinfantil y el de traumatología. “De acuerdo con la disponibilidad presupuestaria”, ha dicho Comín, Departamento se reservará estos 27 millones para las medidas más urgentes. Esto es, en maternoinfantil, las consultas externas; en traumatología, construir un helipuerto y renovar las obsoletas urgencias; y una planta de hospitalización en el área general.

Martínez Ibañez ha confirmado, sin embargo, que no está previsto renovar las urgencias del edifico general, un servicio muy criticado por la saturación que sufre puntualmente. En cuanto a las zonas de hospitalización, el director del hospital ha dicho que se mantendrá el mismo número de camas y distribuirán las plantas en habitaciones individuales. “Si tenemos hiperpresión, podemos doblar las camas”.