Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional embarga 246.000 euros a la ANC por uso de datos ideológicos

La organización asegura que no tiene ninguna notificación oficial, que sí habrían recibido sus proveedores

Jordi Sánchez, presidente de la ANC.
Jordi Sánchez, presidente de la ANC.

Las cuentas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) están embargadas hasta que la entidad afronte el pago de los 246.559,13 euros de sanción que le impuso la Agencia de Protección de Datos por el uso de datos ideológicos en la macroencuesta organizada en 2014. Así lo ha denunciado a través de su cuenta de Twitter el presidente de la organización, Jordi Sànchez, quien ha interpretado el embargo como una medida de presión. "Nos quieren derrotados, pero nos mantendremos de pie y firmes. Votaremos y ganaremos!", ha sentenciado.

Fuentes de la entidad han negado tener una notificación oficial del embargo y aseguran haberse enterado por sus proveedores, que habrían recibido una notificación oficial en la que se anuncia el monto de la multa y que el pago de la sanción se antepone al resto de compromisos económicos de la ANC.

"Lo están consultando nuestros abogados", ha explicado un portavoz de la organización independentista que, junto a Òmnium Cultural, deberán pagar 440.0000 de euros de sanción por la encuesta que realizaron antes de la consulta independentista del 9-N de 2014. Pese al recurso de ambas entidades a la sanción de Protección de Datos, la Audiencia Nacional denegó esa petición y ordenó la ejecución de la multa y el apremio de pago.

La ANC consideraba del todo "injusta" e "infundada" la sanción, promovida por las denuncias de VOX, de otros partidos y de particulares. El sondeo promovido por la ANC y Òmnium fue realizado por voluntarios de ambas organizaciones y en ellas preguntaban sobre su identificación soberanista y sobre su intención de votar o no en la consulta del 9-N, por la que ahora se juzgan al expresidente de la Generalitat, Artur Mas, y las que fueron sus consejeras Joana Ortega e Irene Rigau.