Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baraka quiere duplicar el valor del Edificio España en tres años

El conglomerado chino anuncia la formalización de la venta al grupo murciano por 272 millones

Trinitario Casanova, actual propietario del edificio España.

El grupo murciano Baraka, liderado por el empresario Trinitario Casanova, ha cerrado la compra del Edificio España al grupo chino Wanda. El histórico inmueble, ubicado en la plaza de España de la capital, será vendido por 272 millones de euros, siete más de los que pagó la firma asiática al Banco Santander. Sin embargo, tras las obras de rehabilitación, su valor ascenderá a 532 millones, según un informe de Wanda depositado en la Bolsa de Hong Kong.

Trinitario Casanova, el dueño de Baraka, entregará en un plazo de tres meses (antes del 31 de marzo) un cheque de 272 millones por el edificio, que el grupo chino Wanda cederá prácticamente por el mismo precio que lo compró al Banco Santander (265 millones).

Baraka entró en juego en las operaciones de venta del Edificio España después de que Wanda decidiera renunciar a rehabilitarlo tras un pulso con el Ayuntamiento. El Consistorio defendió que no se podía derribar la fachada original del inmueble al estar protegida por la Comisión Local de Patrimonio Histórico (CLPH).

El grupo chino puso entonces en venta el edificio. Su presidente, Wang Jianlin, que es el hombre más rico de China, decidió cerrar un trato con Baraka al considerar que el holding murciano le garantizaba un pago rápido y seguro, y le aseguraba una salida rápida del edificio, según varias fuentes.

A tenor de los términos de la operación, Baraka habría abonado ya a Wanda un total de seis millones en concepto de depósito y tiene el compromiso de pagar otros 14 millones como garantía cuando se firme la escritura pública ante notario. Después añadirá los restantes 252.

La consultora Jones Lang Lasalle (JLL), que se encargó de las negociaciones entre ambas sociedades, entregó a Wanda un informe técnico, que el grupo chino ha remitido a la Bolsa de Hong Kong. En él se detalla que, tras las obras de reforma, el valor del edificio alcanzará los 532,5 millones. De ser así, Baraka ganará en tres años casi el doble de lo que desembolsará para adquirirlo, lo que supondría una plusvalía de casi el 100% del capital empleado para la compra.

El empresario murciano Casanova, que ha sido investigado por un presunto fraude a Hacienda de seis millones de euros y condenado a un año de cárcel por alterar en 2008 el valor de las acciones del Banco Popular, aboga por rehabilitar el exterior y el interior del edificio. Sus arquitectos llevan meses trabajando, y las obras empezarán a principios de enero, según explicó el propio Casanova en octubre.

Las fachadas del Edificio España se mantendrán intactas, tal y como exige el Ayuntamiento, mientras que los retoques en el interior servirán para alojar, a partir de 2019, un gran hotel de lujo (probablemente de la cadena Hard Rock Café). Ese hotel tendrá 600 habitaciones y un contrato de arrendamiento a 30 años. Esas son al menos las intenciones de Baraka.

Las primeras tres plantas y en el sótano (un espacio de hasta 15.000 metros cuadrados, de los 71.000 que tiene el edificio), serán cedidos a grupos comerciales.

Pocos cambios

"El edificio prácticamente se quedará como estaba. Más limpio, más bonito, restaurado, pero estéticamente será igual", aseguró el empresario en su última comparecencia oficial ante la prensa. Ese mismo día se reunió con la alcaldesa, Manuela Carmena, y esta remarcó la importancia de mantener la fachada del edificio, y destacó la labor del Consistorio en "defenderla". "Nos parece importante haberlo logrado y que encontremos una manera de promover la ciudad y fomentar la economía", afirmó.

La oposición usó la marcha de Wanda para criticar al gobierno municipal. El grupo del partido popular, liderado por Esperanza Aguirre, habló de "crónica de una muerte anunciada", mientras que desde Ciudadanos Begoña Villacís reprochó durante meses que el Ayuntamiento estaba asustando a los inversores internacionales. El PSOE, que defendió el respeto de las normas municipales sobre patrimonio, manifestó sus recelos sobre el proceso para reformar la plaza de España, y dudó de que los proyectos presentados puedan resolver los problemas de circulación de la zona.

Plaza de España

A diferencia de lo incluido en la propuesta de Wanda, Baraka no prevé intervenir directamente en la remodelación de la plaza de España. El Ayuntamiento prevé realizar una inversión millonaria en una rehabilitación integral de ese espacio antes de 2019. El equipo de Carmena ha propuesto un sistema de participación ciudadana, en el que sean los madrileños quienes decidan el tipo de plaza que quieren. Las primeras consultas han apostado por ampliar las zonas verdes y peatonales. Sobre la calle de Bailén, que será enterrada, se creará un gran corredor verde que llegará hasta el parque del Oeste.

En febrero el Ayuntamiento organizará consultas en toda la ciudad para que los madrileños empadronados y mayores de 16 años puedan decidir, según una fórmula parecida a un referéndum, qué proyecto definitivo quieren para la plaza. En la última votación, en la que se decidían los proyectos semifinalistas y que se celebró entre octubre y noviembre, participaron 7.600 ciudadanos: el 0,7% del censo total.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información