Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada por fraude fiscal la suegra del exvicealcalde Alfonso Grau

Acepta los hechos, de los que también se acusó a la esposa del 'ex número dos' de Barberá, a cambio de una rebaja de la pena

María José Alcon, junto a su marido Alfonso Grau tras declarar en el juzgado. Ampliar foto
María José Alcon, junto a su marido Alfonso Grau tras declarar en el juzgado.

El Juzgado de lo Penal número 7 de Valencia ha condenado por fraude fiscal a la suegra y al cuñado del exvicealcalde de la ciudad con el PP Alfonso Grau. Tanto Grau como su esposa, María José Alcón, están imputados en otras causas, la más conocida de ellas la del caso Taula, por blanqueo de capitales y cohecho.

La pena de seis meses de prisión impuesta a la suegra y el cuñado del ex número dos del Ayuntamiento de Valencia, que han admitido los hechos a cambio de una rebaja del castigo, ha sido sustituida por una multa de 2.160 euros y la devolución de los importes defraudados, que ascienden a 380.879 euros.

El padre de María José Alcón compró en los años 1998 y 2000 dos inmuebles en la ciudad de Valencia, de la que su yerno era vicealcalde a las órdenes de la entonces alcaldesa Rita Barberá, recientemente fallecida. Poco después de las adquisiciones, el Consistorio inició la expropiación forzosa de ambas fincas, que concluyó en octubre de 2004 valorando las viviendas en 1,1 millones y 963.000 euros.

Ni la madre ni el padre de María José Alcón —la cual fue también concejal del Ayuntamiento de Valencia, en el área de Cultura—, casados en régimen de gananciales, presentaron declaración de IRPF aquel año. Con lo que a la muerte del progenitor, en 2009, no se había tributado por las ganancias patrimoniales obtenidas de la expropiación.

Los padres de Alcón, en paralelo, habían recurrido el precio de la expropiación pagado por el Ayuntamiento de Valencia ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, el cual les dio la razón. El Consistorio desembolsó una cantidad adicional muy elevada por los inmuebles, de un millón de euros para cada uno de los cónyuges. Y, además, otros 46.000 euros por intereses de demora del año 2009.

Los Alcón, que habían comprado los inmuebles en 1998 y 2000, se beneficiaron de que el primero de esos años el Gobierno del PP reformó la normativa de expropiaciones para que las Administraciones pagasen por los bienes no su valor catastral, sino el de mercado.

En un principio la Fiscalía y la Abogacía del Estado acusaron, además de a la suegra y al cuñado de Grau también a su cuñada y a su esposa. El hermano de María José Alcón reclamó, sin embargo, toda la responsabilidad de los herederos del padre fallecido en 2009 al asegurar que los representaba "en la tramitación de las cuestiones relacionadas con las obligaciones tributarias".

La sentencia establece que el cuñado del exvicealcalde, "plenamente consciente" de su deber ante Hacienda, dejó de tributar la ganancia patrimonial. Ni el hermano ni la madre de María José Alcón tienen antecedentes penales, por lo que las condenas inferiores a dos años de cárcel no implican su entrada en prisión.

Alcón, así como su marido, se enfrentan en cambio, a una larga lista de acusaciones. La exconcejal de Cultura fue grabada por el exrecaudador de la red de Taula negociando mordidas a cambio de adjudicar contratos públicos. La Guardia Civil captó, además, otra conversación de la exedil en la que le contaba a su hijo como había ayudado al grupo municipal del PP dirigido por Barberá a blanquear "dinero negro" procedente de "corrupciones" con el objeto de financiar la campaña de las elecciones municipales de 2015.

Grau, además de en la pieza del blanqueo de Taula, también conocida como la pieza del pitufeo, está acusado de haberse dejado sobornar por un empresario del transporte con concesiones municipales, y está a la espera de conocer la sentencia del caso Nóos.

Más información