Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona pide ya que la policía actúe en el caso Muñoz Ramonet

Collboni y Asens aseguran que la ciudad irá hasta el final en la reclamación de las obras

'La anunciación' de el Greco.
'La anunciación' de el Greco.

Desde hacía cuarenta y ocho horas estaba todo preparado en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, MNAC. En sus almacenes se les había destinado un lugar, pero al final no pudo ser. El agente judicial y una representante legal de la Fundación Julio Muñoz Ramonet se vinieron ayer con las manos vacías a Barcelona después de viajar a Madrid a recoger La Anunciación de El Greco y La Virgen del Pilar de Goya (valoradas en más de siete millones de euros) que el juez exigía a los herederos de Julio Muñoz Ramonet y en concreto a uno de sus nietos, Manuel Castelo Muñoz, entregar en cumplimiento y ejecución de una sentencia del Tribunal Supremo de marzo de 2012. Castelo estaba avisado porque había firmado una notificación de juez (después de tres intentos) y sabía que a las 10,30 de la mañana llamarían a la puerta de su casa del Paseo de la Castellana, pero ayer nadie abrió la puerta. Por la tarde, Jaume Collboni y Jaume Asens, segundo y cuarto teniente de alcalde del Ayuntamiento de Ada Colau, respectivamente, explicaron el resultado negativo de la comitiva y anunciaron nuevas medidas para recuperar estas obras y el resto de la colección que desde 1991 es de Barcelona, tras dejarla al morir el industrial en herencia a la ciudad.

Captura del vídeo de la Guardia Civil de 2011 cuando las obras se recuperaron en Alicante.
Captura del vídeo de la Guardia Civil de 2011 cuando las obras se recuperaron en Alicante.

“Llegaremos hasta el final por la vía civil y penal en la recuperación de este patrimonio que es de todos los barceloneses, mañana [por hoy] entregaremos al juez un escrito en el que pedimos que la próxima vez que se viaje por las obras se haga en compañía de las fuerzas de orden público, de la policía, que permitan que en caso de no abrir la puerta pueda ordenarse entrar por la fuerza a buscarlas. No desfalleceremos”, explicó Asens, que definió el pleito por las obras entre las cuatro hermanas Muñoz Villalonga y la ciudad de “culebrón”, “periplo lleno de dificultades” y “burla constante a la Administración de Justicia y a los ciudadanos de Barcelona”, mencionando que ninguna de las cuatro ha querido declarar durante el proceso y recordando que el greco y el goyafueron recuperados por la Guardia Civil en 2011 cuando estaban a punto de venderse. “No descartamos alguna nueva diligencia en la instrucción penal que se está llevando a cabo”, remachó el edil.

 “Al gato y al ratón”

Collboni insistió acusando a las hermanas Muñoz. “Estas señoras vuelven a incumplir la sentencia para recuperar unas obras que son patrimonio cultural de todos los barceloneses”. En un momento dado, mirando a las numerosas cámaras de los medios de comunicación convocadas, aseguró: “Me gustaría decirles a estas señoras que hace 20 años que juegan al gato y al ratón con Barcelona y que por muy importantes que sean, que lo son, este Ayuntamiento y los anteriores irán hasta el final para recuperar el patrimonio de todos los barceloneses que el señor Muñoz Ramonet dio a la ciudad al fallecer”.

Asens y Collboni no quisieron entrar a valorar las últimas acciones emprendidas por la familia Muñoz para impedir el retorno de las obras, como la creación de la Fundación Privada Casa Muñoz Ramonet impulsada por las hermanas y el notario suizo Romano Kunz, al que ellas le habían hecho renunciar de su cargo como albacea tras pagarle 230.000 francos suizos. En la nueva fundación, el patronato estaría formado por las cuatro hermanas y el nieto Manuel Castelo, además de un representante municipal y otro de la Generalitat, algo que conllevaría disolver la fundación municipal que desde 1995 lucha en los tribunales por la herencia. “La sentencia es firme y clara, y no hay que volver a reinterpretarla. Ellos agotaron todos los recursos oportunos y los jueces nos dieron la razón en todos, es un tema cerrado, lo único que pretenden es hacer ruido para distraer con artimañas de mala fe procesal, un delito del que también están acusadas. Deberían avergonzarse estas señoras que tienen un gran poder y han buscado a los mejores abogados para dilatar el proceso, pero tarde o temprano acabará y ellas lo saben”, acabó Asens ante la mirada atenta de Collboni.

¿Y si al entrar en la casa la policía no están las obras, que pasará? “Incurrirían en un delito grave de sustracción de obras de patrimonio cultural”, remachó Eudald Vendrell, el abogado de la Fundación Muñoz Ramonet desde 1995 que también aseguró que el resto de las obras reclamadas, más de 800, están en trámite de peritaje y valoración a partir de los inventarios conocidos para que, en caso de que no se devuelvan, se pague su valor económico. El “culebrón” Muñoz Ramonet sigue.

Premio Nacional y "expolio grave"

“La actitud de expolio grave de estas señoras sorprende, además, teniendo en cuenta su buena posición social y que una de ellas ha sido reconocida recientemente con un premio nacional”, dijo Asens durante su intervención. Se refería a la fotógrafa barcelonesa Isabel Muñoz (la segunda de las cuatro hermanas), galardonada con el Premio Nacional de Fotografía 2016 (dotado con 30.000 euros) la semana pasada. Era la primera vez que se hacía referencia a este hecho en el que se insistió en varias ocasiones durante la intervención de los políticos. Ayer este diario intentó, sin éxito, ponerse en contacto con Isabel Muñoz con el fin de recabar su opinión sobre el asunto que la mantiene enfrentada hace 25 años con su ciudad natal.

 

.